Página Principal

lunes, 14 de septiembre de 2015

AVENIDA DE VILLANUEVA


Caminando hacia el centro de la ciudad, hoy vamos a recordar la Avenida de Villanueva, siento un poquito de nostalgia al recordar el Bar Z en la esquina de la Avda. Villanueva y la Autopista, regentado por Tomás e Isidra (de la familia Martinez), ya que era punto de reunión de los amigos Beni, Manolo, Juan, Luis, Pepe (el cabezón), Pepe (el pescadero), que en el vespacar de su padre (el Sr. Elias) nos íbamos a veces todos a la Venta La Rueda, más conocida como la Venta "El Coño", a que nos atendiera nuestro amigo recordado Raimundo (Rai), q.p.d. después de dejar a nuestras novias en su casa antes de las 10 de la noche.
Después la farmacia de Pilar Blanco, recuerdo a Lucio q.p.d. de mancebo, una droguería, y a la vuelta en la calle Rafael Lucenqui (entonces llamada calle Boticario) esa churrería que tenía unos churros que crearon fama, asistida primero por el padre y luego los hijos, de La Corchuela, una carnicería y un ultramarinos del "torero", posteriormente estaba la Renault de Marcelino Sanchez, talleres y venta de vehiculos, en el local donde hoy hay (como nó), una tienda de chinos, en los bajos de ese edificio esquina con la calle Francisco Luján (entonces calle Médico), que tenía una trampilla en la acera donde descargaban la leña para la caldera del edificio, recuerdo al sr. portero de entonces (del cual no conozco su nombre), y al transportista de la leña (creo recordar que le llamaban "El Pena"), y enfrente los chalets de Previsión,
 más adelante donde lo que hoy es el edificio Estela,que lo construyó Antonio Lara, estaban las instalaciones de  La Estellesa, donde diaríamente acudían los dueños de casas de huespedes a buscar clientela, y posteriormente el lateral con una entrada
 de vehículos del cuartel de Menacho. Entre estas dos instalaciones se encontraba la calle Cuartel, la que hoy es conocida como Saavedra Palmeiro.
En la acera de enfrente una farmacia que no recuerdo al licenciado/a, el bar Niza, parada obligatoria para los que venían de los pueblos en los autobuses, el Bar Miño,  la cafetería Montoba (cuantos ratos agradables compartimos allí), que tenía en planta baja una pequeña discoteca,y la pastelería Texas . A la vuelta en República Argentina, la discoteca 29-92 de la cual he sido cliente habitual (la crearon dos pilotos de la base, de ahí su nombre, ya que esos números corresponden a una isobara para calcular el nivel de vuelo de un aparato).
Siguiendo un edificio donde se encuentra la Papeleria Paule, en el que vivía mi antiguo profesor de dibujo de Maestría, D. Isauro Luengo, los talleres y venta de la DKV.



Más adelante, un solar vallado, donde hoy de encuentra el edificio que hace esquina con la Avenida de Santa Marina, que alberga en sus bajos la oficina de Mapfre (Foto de Miguel Angel Vazquez Diaz-Blanco).










Luego se fueron incorporando más edificios e industrias a la avenida, como la Cafetería Galaxia entre otros.

Este ancla fue donada al Ayuntamiento por la Escuela Naval de Marín. A su llegada, en el año 1974, se decidió que fuera colocada donde permanece, al final de la Avenida de Huelva e inicio de la Avenida de Villanueva


No hay comentarios:

Publicar un comentario