Página Principal

miércoles, 4 de noviembre de 2015

AQUELLOS GUATEQUES O REUNIONES

El Guateque es una palabra, en desuso hoy en día, era sinónimo de fiesta, de marcha. ¿Qué joven de los años 60 o 70 no ha practicado este tipo de diversión?. También lo conocíamos por otro nombre mas familiar para definir estos encuentros entre amigos, que era el de Reunión, que venía a ser lo mismo, el guateque o reunión, no era ni mas ni menos, que la concentración de la pandilla de amigos en un lugar determinado, donde pasar la tarde en armonía.
Se podría catalogar dos formas distintas de celebrar un guateque, los que celebraban las clases pudientes, y los que celebraban las clases medias, y bajas (en esta última se encontraba el menda). Los guateques que celebraban lo de clase pusientes (los señoritos de entonces), solían festejarse en los jardines de los chalets, en los que no faltaba su correspondiente catering, pinchos variados, frituras, medianoches, y demás florituras. Asimismo las bebidas eran por supuesto todas de marca, pasteles al finalizar la velada, e incluso en muchos casos chapuzón en la piscina, fuera la hora que fuera.
El guateque que celebrábamos nosotros, es el que quiero relatar, que por otro lado tengo que decir que son los que realmente conozco, nunca he tenido la oportunidad de compartir o ser invitado a ningún guateque de alta alcurnia.
Los guateques o reuniones que celebrábamos nosotros eran distintos. Para empezar, el punto de encuentro solía ser la casa de alguno que tuviera patio, terraza (azotea) o jardín, o en algunas ocasiones, eran en un garaje o local que se dispusiera, bien de algún familiar o alquilado a "escote" por los varones. Por esos años abundaban las pandillas de amigos y amigas, y a la edad de los 14,15 o16 años, no te permitían la entrada en ningún local publico (ahora es distinto, ya que existen locales especiales para esta edad). La forma de expandirse a los que les gustaba el baile y la música era haciendo esas reuniones caseras. Por otro lado nuestros padres no veían mal este tipo de reuniones por lo que, salvo excepciones, permitían hacerlas en su casa, para tener a la niña más controlada.
El ambiente de estas reuniones variaba dependiendo de la época del año, si era verano y se disponía de lugar apropiado, es decir, un patio emparrado, o si era invierno, y se tenía que hacer en un lugar cerrado, de una u otra forma los preparativos serían más o menos como estos.
Lo más primordial era disponer de un tocadiscos (picú), y como es lógico de discos (de los cuales debido a mi afición por la música, siempre disponía de una colección de ellos), y siempre me tocaba el pato de aportarlos, de todas maneras tengo que decir que los discos se aportaban entre unos y otros, pues siempre había preferencias. Por la mañana había que dejar preparado todo, el tocadiscos en su lugar y el altavoz, que solía ser la tapa del tocadiscos, colgado en cualquier lugar. Si procedía se barría y regaba el lugar. Después había que preparar el refrigerio, este solía ser modesto, se hacia una recolecta (solo los varones), entre los que fuéramos a acudir a la reunión, aunque siempre había algún invitado de gorra. Nos procurábamos de un barreño de zinc y preparábamos la clásica limonada, vino tinto o blanco, gaseosa, frutas variadas, azúcar, y un “pelín” de canela, por si las moscas. Una vez preparada se traía medía o una barra de hielo, (entonces del amigo Ramón, de Hielos Norte, en la calle del mismo nombre junto a la Plaza Alta), y se picaba en trozos, se vertía en la limonada y se tapaba con un saco. La “mandunga” consistía en patatas fritas, panchitos, aceitunas, alguna tortilla casera preparada por la madre de alguna chica, y poco más, en fin, frutos secos variados.
Pasábamos una tarde de lo más agradable y divertida, sin necesidad de grandes parafernalias.


Al principio cuando el barreño estaba lleno, música de Los Sírex, Los Diablos, Los Brincos, Los Pekenikes, Formula V, Los Bravos, Los Beatles, Los Mustang, Los Angeles, Lone Star, La Creedence, Los 3 Sudamericanos, Los Puntos, y otros...... 

Cuando empezaba a caer la tarde, y al barreño de "condumio" había  bajado un poco, música del Dúo Dinámico, Karina, Rafael, Juan Manuel Serrat, Mari Trini, Connie Francis, Mari Trini, Adamo, Valen, por poner algunos. Normalmente el encargado de poner los disco (cada reunión nos tocaba a uno, ya que te quedabas a dos velas), al final de la fiesta solía poner las canciones "Nada" de Juan y Junior o bien "Mamita" de Los de La Torre, así al escucharlas sabíamos que esto se terminaba.
Finalizada la reunión, aproximadamente sobre las nueve, o nueve y media en verano (las chicas tenían que estar en casa antes de las 10 de la noche), tocaba al o a los organizadores de la reunión recoger el cotarro, pues si no, te amenazaban con que era la última vez, había quién ligaba y acompañaba a la chavala a casa, y los demás en pandilla, cada mochuelo a su olivo.
Cuando al inicio me refiero a la edad contemplaba de esos 14,15 o16 años, es porque era esa edad de la adolescencia, en la que nos queremos hacer mayores antes de tiempo. Hoy en día esa etapa comienza a los 12, y por desgracia este tipo de diversiones en pandilla no se producen,  cuantas parejitas se han formado en estas reuniones, eh?............

No hay comentarios:

Publicar un comentario