Página Principal

martes, 17 de noviembre de 2015

AQUELLOS JUEGOS DE ANTES




Allá, a finales de los 50s y primero de los 60s, los juegos eran más sencillos, lo importante era tener amigos (hoy no parece tan obvio), los chavales jugaban al aire libre, en locales cerrados o en casa, los primeros eran juegos que se practicaban corriendo: el pañuelo, el rescate, al balón, etc... o también se jugaban con utensilios tan baratos como útiles: las canicas (los bolis), las chapas, la peonza (la repiona), los que se jugaban en local cerrado eran los clásicos familiares (imposible olvidar los Juegos Reunidos Geyper) que creo que todavía existen, en ellos había un porrón de juegos de mesa, desde el parchís, la oca, las tres en raya, las cartas, los dados, etc... y los que se jugaban en locales cerrados  a tal efecto eran fundamentalmente: el futbolín, el billar, el ping-pong, estos dos últimos para los más mayores, tampoco olvidarnos de las pinball (máquinas de las bolas).

La chicas compartían los juegos de mesa, aunque ellas tenían también recortables de muñecas y luego no jugaban a ciertos juegos clásicos de chicos para no ser consideradas "marimachos", sin embargo, todas tenían su muñeca, y en cuanto a juegos al aire libre, la comba y el escondite predominaban sobre todos los demás.

Para todos esos juegos era necesario tener acompañante o contrincante, por lo que no existían juegos individuales; esa necesidad de jugar que tiene todo niño, en todas las épocas, se debía compartir con otro, a la fuerza; hasta la radio que no era un juego, se escuchaba en familia, bien fueran los cuentos, canciones o seriales infantiles.
 
El rescate era el juego estrella en el colegio de Los Pinos, sobre todo en invierno, muchas veces terminábamos en el suelo con las rodillas destrozadas, pero a nosotros nos daba igual, esa emoción de ir corriendo a esconderte, esa adrenalina que subía cuándo veías que iban a por ti, ese sprint final para salvar a tus compañeros, esa alegría auténtica e intensa cuando lo conseguías... ¡¡Por mí, por todos mis compañeros y por mí el primero...!!.

Entre muchachos, un tacón, dos chapas o tres cromos eran todas nuestras armas, todo nuestro capital, de hecho actuaba como moneda de cambio, nada tan normal en el recreo como cambiarse chapas, cromos o canicas, lo más común que podía ocurrir era que habías perdido o ganado tantos cromos o canicas en el juego.

¿Alguien imagina a un niño hoy jugando a las chapas o a los bolis? es difícil, los tiempos han cambiado.

Nos pasábamos el tiempo en la calle, jugando y jugando con otro montón de niños, al un dos tres escondite inglés, a las canicas a las que llamábamos los bolis, a las piedras a los cromos (recuerdo el nombre de Madinabeitia, portero del Atletico de Madrid), era uno de los más deseados por su nombre tan largo, y por supuesto al fútbol, a la llevas, el pañuelo, el rescate, a la una anda la mula etc….

Pero había grandes alternativas como la  peonza, el guá, el pinche (el pinche lo llamaban porque se jugaba con clavos enormes o cualquier cosa puntiaguda, algunos chavales usaban limas que sin el mango de madera eran perfectas para clavarlas) otra alternativa era que en ocasiones íbamos a tirarle piedras a otros chavales de otras calles, hacíamos “guerrilla”.

Ya no se ven rayuelas o tejo en los parques (esas cuadrículas de tiza en las que tirabas una piedra y la recorrías a la pata coja, nadie juega a churro-media manga-mangotera (un juego en el que hacías una cadena de gente con la cabeza entre las piernas del anterior y los del equipo contrario saltaban encima y el primer agachado tenía que adivinar si es que conseguían mantener el equilibrio con todos los demás encima, el premio consistía en intercambia los papeles y pasar de saltado a saltador.


Con las canicas (los bolis) había muchos juegos, las bolas pobres eran las de arcilla, había unas más caras de china o piedra, las de  cristal por todos y en según qué juegos, los más afortunados conseguían rodamientos de acero para machacar literalmente a los otros jugadores.
Un juguete que se hizo popular entonces fué Pipo el muñeco que fumaba, era un pequeño muñeco de plástico que representaba un niño en pose provocativa y con un pitillo en la boca, fue muy famoso en los años 60/70 porque echaba humo cuando se le ponía un cigarrillo pequeño en la boca.

Las veces que hemos jugado en la “arena de Paulino” (detrás del Colegio de los Maristas), también había muchas lagartijas las cuales atrapábamos y luego a jugar con ellas aunque algunas no lograban sobrevivir ya que eran delicadas sobre todo cuando perdían ese rabo que no se estaba quieto ni quitado..




Estos son algunos de los juguetes que utilizábamos dentro de casa para entretenernos en esos inviernos dónde no se salía normalmente a la calle a jugar.
    





                                                    


















Otros Juegos...............................


                

Juegos que ya se están olvidando, pero que los que disfrutamos con ellos, nunca los olvidaremos por muchas novedades que hayan aflorado.




No hay comentarios:

Publicar un comentario