Página Principal

jueves, 26 de noviembre de 2015

LA ESPAÑA DE HOY





En España se está viviendo un situación tan caótica que ya solo queda el insulto personal hacia todos los que la están provocando. Se sabe que insultar no sirve ni como desahogo, pero siempre será preferible a otras acciones de que se termine en  las barricadas. Digo barricadas en sentido literal, porque las que hay en la actualidad en el plano dialéctico o ideológico a la vista están.
Si el de la cola de caballo dice que es “trágico” que aún haya cerca de 500 presos de ETA en las cárceles a cientos de kilómetros de sus casas y sus familias”, y que este sujeto y su banda aspire a gobernar la nación, ¿es razonable?, ¿tiene buen corazón, o es un provocador miserable?
Si el nuevo alcalde de Cádiz, José María González Santos, “Kichi”, ha sustituido el retrato del rey Juan Carlos que presidía el despacho de su antecesora en el cargo, la popular Teófila Martínez, por el del anarquista y alcalde de Cádiz Fermín Salvochea, ¿es razonable?, ¿está en sus cabales o es otro provocador que aún no ha aprendido a respetar a nadie? Fermín Salvochea, alcalde de Cádiz durante un mes, más o menos, lo fué cuando Cádiz era un cantón, no al estilo de Suiza, sino en el periodo aquel en el que España era el coño de la Bernarda, (parecido al que se está fraguando).
Si la banca española, aprovechando lo de Grecia, espera que sus pérdidas las paguemos los de siempre, será la consecuencia de que en este país ya no mandan ni los cabos furrieles, cosa que, por otra parte, está quedando cada ver más clara.
Si desde que cayó el muro de Berlín, quiero decir sin el miedo a los otros, todo es un capitalismo salvaje y la globalización de la pobreza su resultado más notorio, poco tenemos que hacer los de la andanada del 8 salvo pagar y poner buena cara.
Si no hay ninguna posibilidad de que cada individuo se gane su ración de libertad y que esté sometido a los intereses espurios de unos cuantos salvajes, diga para qué sirve mantener un Estado costosísimo con inútiles manifiestos en donde ni los del propio bando son capaces de ponerse de acuerdo.
Si ahora viene Aznar a refundar otra vez lo que no tiene razón de ser, y Sánchez otro tanto sin tirar de la manta de una vez por todas, con el bolero de Ravel como música de fondo: Gürtel, ERE, Bárcenas, Rato, Chaves, Zarrías y miles de tapados con el ay en la boca por un por si acaso, ¿cómo van a poder llevar razón?
Si al chucheo de todas estas miserias acuden sanguijuelas para chupar la poca sangre que va quedando so pretexto de, esta vez sí, salvarlos del fuego eterno, que repasen la historia y se detengan en los conquistadores españoles, en Hernán Cortés, Pizarro y tantos redentores de indios a los que masacraron sin piedad para llevarlos a la gloria eterna sin pasar por la EGB.
Vamos, como siempre, y  servidor sigue sin hablar de política, sino de los que la costeamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario