Página Principal

miércoles, 5 de octubre de 2016

TIENDAS QUE YA NO ESTAN, Meléndez Valdés.




Hay veces en que la pequeña historia de una ciudad, se puede escribir con sólo recordar cosas, escenas, momentos y anécdotas vividas en tiempos pretéritos, porque ya dijo alguien que recordar es volver a vivir. Y nuestras calles, nuestros barrios, están llenos de viejas historias que muchos de nosotros, sobre todo los que ya peinamos canas, hemos vivido en nuestra niñez, juventud e incluso posterior. Por eso es bueno que, de vez en cuando, echemos una mirada al pasado y recordemos tiempos vividos, sitios por los que pasamos, momentos más o menos gratos, o personas que conocimos y que no olvidamos. Para eso, para volver a vivir, ya que no todo en la vida ha de ser presente o futuro, porque también el pasado forma parte de nuestra propia historia personal. Y hoy, nuestra memoria va a merodear por tiempos de los ya lejanos años sesenta, setenta, ochenta y posteriores, paseando por varias calles del centro.
Sin entrar en los detalles, o sea, en los porqués de su desaparición, basta con repasar los establecimientos que tenían su sede en la calle Mélendez Valdés, antigua calle Granados "Granao".
                                                             
El Mesón del Labrador (discoteca), Novelty (bar), Club 67 (bar), Minimax (óptica), Julichu (modas), Fervi (tejidos), Sáez de Santamaría (muebles), Mari-Tere (modas), Casa Cerezo (discos y música), El Once (bar), El Mundial (billares), El Panadero (bar), Calzados Extremadura, Calzados Alonso, Almacenes Arias, Royma, Manolo (mercería), Bazar Martinez, Administración de Loterias, Joyería Lara Molina, Gumersindo Fernandez (hojalateria), Electricidad Salcedo, Juguetería Bamby, Isidoro, Antunez y Manolo Macias (pescaderías), Pedro Alfaro y Sanchez Cascón (ultramarinos), Artifes, Ibérica, Madrileña, Durán y De Miguel (ibrerías), Julia Delgado, Jacoba, Canaria y La Andaluza (fruterias), Sambar, Granado y Gordillo (satrerías), Ferretería La Lima, Las Tres Hermanas (paqueteria), Calzados Barbosa, Demetrio Lancho, Vallejo (electrodomesticos), un salón de Limpiabotas, Zapatería Carro, Joyeria Castellanos, Gonzalez Llopis (panadería), Peluquería Ideal, El Cochinillo Gordo (ultramarinos), Banco Central (oficina), Pañerias Reunidas, .....es muy posible que me haya olvidado de alguno debido al tiempo transcurrido.

Mi total agradecimiento a José Correa Tabares, pues sin esa información que guarda en esa gran mochila de recuerdos que soporta, no hubiera sido posible esta página..............!!Gracias Pepe!!.

Cada vez que paseamos por el casco antiguo vemos más tiendas cerradas. Algunas, las de toda la vida, habían sobrevivido a todo lo habido y por haber. Eran parte del paisaje de esta calle. De pronto, el escaparate vacío, el rótulo desaparecido de la fachada, me dejan aturdido, como ocurre con las muertes súbitas o las desgracias inesperadas. Es una sensación de pérdida irreparable, aunque sólo haya echado vistazos al escaparate, sin entrar nunca. Otras de esas tiendas son negocios recientes: comercios abiertos hace un par de años, e incluso pocos meses; primero, los trabajos que precedían a la apertura, y después la inauguración, todo flamante, dueños y dependientes a la expectativa, esperanzados. Ahora paso por delante y advierto que los cristales están cubiertos y la puerta cerrada. Y me estremezco contagiado de la desilusión, la derrota que trasmite ese triste cartel pegado al cristal con las palabras se alquila o se traspasa.


sábado, 1 de octubre de 2016

A MI PRIMA, María Horrillo Calvo

Hoy me ha dado por escribir sobre el cariño y la amistad, quizás me encuentre un poco necesitado de exprexar mi agradecimiento a una persona entrañable que he tenido la fortuna y el placer de tener en mi familia. Se llama: Maria del Rosario Horrillo Calvo,  pero para mí es: "MI PRIMA MARIA".
 
Estoy seguro que no le gustará el protagonismo de este comentario que quiero y deseo haceros de ella.

Lo mismo que nos pasa con nuestros hijos, que a pesar de tenerles el mismo cariño a todos ellos, siempre tenemos predilección por alguno de ellos, que me disculpen mis otras queridas primas: Andrea, Carmen, Marina, Edu, y mi apreciada Elisa. Ya que María bien por que la casa de sus padres fue siempre la nuestra en las idas al pueblo, bien porque su carácter aunque no congeniaba con el mío, sí lo hacía con mi Carmela  (ya que las dos son de misma manera de ser), bien por la amistad entrañable que encontré y mantengo con el que sería y es su marido, el Sr. D. Antonio Corraliza Chamizo, el cual para mi humilde entender es el cuarto mejor baterista que he conocido, detrás de Ringo Starr, Phil Collins y Paco Mora (de los Sherpas),

Además de la familiaridad, han sido siempre entrañables, acogedoras, colaboradoras, altruistas, vamos de esos de los que tienen en el sentido de que lo suyo es de todo el mundo, yo por cierto soy igual (ya que eso lo heredé de mi querida madre).

Queremos Carmen y quién escribe desde aquí dedicarles a María y a Toni, todo nuestro cariño y nuestro agradecimiento, por ese comportamiento que habeis tenido con nuestra familia, durante toda esta amplia vida que hemos tenido el placer de compartir con vosotros. Y lo que nos queda.

Quiero que sepas María, que eso del cariño y la amistad, no se dice, tan sólo se demuestra. Y tú lo has demostrado con creces. Debido entre otras cosas a ello, no puedo dejar de tenerte como una hermana.

Un fuerte abrazo para tí y para Toni, y otro para Fátima, y para Ana y sus familias.

Simplemente os queremos,  de corazón y de verdad.

jueves, 29 de septiembre de 2016

TIENDAS QUE YA NO ESTAN, Virgen de La Soledad



Hay veces en que la pequeña historia de una ciudad, se puede escribir con sólo recordar cosas, escenas, momentos y anécdotas vividas en tiempos pretéritos, porque ya dijo alguien que recordar es volver a vivir. Y nuestras calles, nuestros barrios, están llenos de viejas historias que muchos de nosotros, sobre todo los que ya peinamos canas, hemos vivido en nuestra niñez, juventud e incluso posterior. Por eso es bueno que, de vez en cuando, echemos una mirada al pasado y recordemos tiempos vividos, sitios por los que pasamos, momentos más o menos gratos, o personas que conocimos y que no olvidamos. Para eso, para volver a vivir, ya que no todo en la vida ha de ser presente o futuro, porque también el pasado forma parte de nuestra propia historia personal. Y hoy, nuestra memoria va a merodear por tiempos de los ya lejanos años sesenta, setenta, ochenta y posteriores.
Y por ello hoy vamos a pasear por la calle Virgen de la Soledad.

Recuerdo al Restaurante El Sótano, la Pastelería Argentina, Muebles Ramón Salas, Colino, Los Murgas, Exposición Solis, Calzados Alonso, Castromil, General Eléctrica Española, Jesus Poves, Cesteria Carrere, Muebles Romo, Tejidos Falero, Salambo, Paco Diaz, Baldomero García, Confecciones Valverde, Butano Teófilo, Tintoreria la Madrileña,  Baisón, Lara Molina, La Casa Portuguesa, La Bota de Oro, Ma-Belén, Almacenes Cerrato, Yiyi, Administración de Loterias, Otros emblemáticos de la calle permanecen a pesar de los pesares aunque alguno con distinto dueño, tales como Foto Vidarde, Ferretería Rodríguez y Calzados Martinez Olgado.

 
 



Cada vez que doy un paseo por el casco antiguo veo más tiendas cerradas. Algunas, las de toda la vida, habían sobrevivido a todo lo habido y por haber. Eran parte del paisaje de esta calle. De pronto, el escaparate vacío, el rótulo desaparecido de la fachada, me dejan apenado y aturdido a veces. Es una sensación de pérdida irreparable, aunque sólo haya echado vistazos al escaparate, sin entrar nunca. Otras de esas tiendas son negocios recientes: comercios abiertos hace un par de años, e incluso pocos meses; primero, los trabajos que precedían a la apertura, y después la inauguración, todo flamante, dueños y dependientes a la expectativa, esperanzados. Ahora paso por delante y advierto que los cristales están cubiertos y la puerta cerrada. Y me estremezco contagiado de la desilusión, la derrota que trasmite ese triste cartel pegado al cristal con las palabras se alquila o se traspasa.
 

Otro día daremos un nuevo paseo, para seguir recordando cosas de nuestro querido Badajoz en tiempos pasados.


martes, 27 de septiembre de 2016

CANCIONES QUE NUNCA SE OLVIDAN I



Hay canciones que marcan, que hacen reflexionar y dejan huella en nuestra vida, son temas que cuando los vuelves a escuchar te acarrean recuerdos, te identificas con ellas,  y que a veces ni sabemos como lo conocimos ni como se llamaban, pero nos llegaron a tocar hondo.
Aquí os dejo unas cuantas de ellas que mejores o peores marcaron la historia y dejaron una huella  tanto en mí como en la música.


I Should Have Known Better - (Tendría que haberlo sabido).- The Beatles
Aunque no sea la mejor canción de toda su genial discografía, esta que compuso John Lennon, es mi preferida y me inpactó en el momento que la escuché por primera vez.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------
I'm a Believer - (Soy un creyente).- The Monkees.
Esta es una canción compuesta por el genial Neil Diamond, para el grupo The Monkees en 1966 donde la interpreta Micky Dolenz, me encanta el tema.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
It's A Heartache - (Es una pena).- Bonnie Tyler.
Esta canción fue grabada por  Bonnie Tyler para su segundo álbum de estudio, Natural Force (1978). Gracias a ella, los críticos compararon su desgarradora voz con la Rod Stewart. Muy buena.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------
I Just Call To Say I Love You - (Solo llamé para decirte que te amo).- Stevie Wonder.
La escuché por primera vez en la película "La Mujer de Rojo". Es desde luego, una de las canciones más se recuerdan.
------------------------------------------------------------------------------------------------------
Black Magic Woman - (Mujer de magia negra).- Carlos Santana
 Una cancion magnifica, esencial para los fans del rock clásico y que nos regala ese toque fantastico que Santana le aportó a la musica latina y al rock... Un verdadero clasico.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------
All I Have To Do Is Dream - (Todo lo que tengo que hacer es soñar).- Everly Brothers
Esta genial version de los hermanos Everly se basa en la armonía cerrada de las dos voces y la perfecta coordinación de las dos guitarras, creando un efecto magnífico, apoyados por un leve ritmo de batería.
 
---------------------------------------------------------------------------------------------------------- 
The Final Countdown - (El final de la cuenta atrás).- Europe.
Este tema cuando fue lanzada en 1986, se convirtió en la canción más exitosa del grupo sueco. Un clásico.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------
Stairway To Heaven - (Escalera al cielo).- Led Zeppelin
Esta canción de Led Zeppelin, fue compuesta por el guitarrista Jimmy Page y el cantante Robert Plant.
Está considerada por muchos como uno de los puntos culminantes de la historia del rock. Escucharla.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Brothers In Arms - (Hermanos en la guerra).- Dire Straits
Se trata de una balada en la que el líder de la banda Mark Knopfler intercala unos maravillosos punteos de guitarra con su sosegada y grave voz.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Live Is Life - (Vida es Vida).- Opus.
El grupo grabó una versión en vivo, en la cual la audiencia canta los versos. En la letra de la canción, la banda expresa "el cariño entusiástico de la banda por el escenario". Me encanta esta canción.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------
 Hotel California.- The Eagles
La letra del tema, escrita por Don Henley, trata de un hombre que llega al misterioso Hotel California, un lugar “que podría ser el cielo o el infierno”. Allí es recibido por una mujer, que para algunos es una especie de sacerdotisa que quiere iniciar al recién llegado en la Iglesia de satán. El solo de guitarra es fabuloso.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Silence Is Golden - (El Silencio es Oro).- The Tremeloes.
Esta canción fue escrita por Bob Gaudio y Bob Crewe del grupo The Four Seasons, pero fueron Tremeloes con su versión en 1967, la que alcanzó el número uno. Es desde luego un tema para escucharlo.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Happy Together - (Tan felices juntos).- The Turtles.
Fue compuesta por dos componentes del grupo The Magicians, Garry Bonner y Alan Gordon, fue grabada por The Turtles y desbancó del nº 1 de las listas a "Penny Lane" de The Beatles. Todo un clásico.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ Yesterday - (Ayer).- Paul McCartney.
Ha sido reconocida como la canción con más grabaciones en la historia de la música popular, y su entrada en el Libro Guinness de los records afirma que ha sido versionada más de 3200 veces diferentes hasta la fecha. Una creación magistral de Paul, sensacional.
 -------------------------------------------------------------------------------------------------------
The Boxer - (El Boxeador).- Simon & Garfunkel.
Es una balada de Paul Simon autobiográfica donde el cantante reflexiona sobre la maldad detrás de esas críticas absurdas, y los esconde bajo la metáfora de un boxeador que tiene que recibir golpes y a la vez golpear, porque ese es su trabajo, y además debe salir a flote en la vida después de cada pelea.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------
A Whiter Shade of Pale (Con su blanca palidez). Esta canción de Gary Brooker, Keith Reid y Matthew Fisher en un clásico, siendo desde siempre la canción de referencia de Procol Harum y su canción de culto a través de los años. Contiene en su versión original la palabra "Fandango" en español...Me encanta este tema.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
                                                                Que las disfruteis.

sábado, 24 de septiembre de 2016

DICTADURA Y DEMOCRACIA EN ESPAÑA


Esta es la humilde opinión de un ciudadano libre, independiente, demócrata y por supuesto no fanático, sobre  la Dictadura y la Democracia en España.




Una de las más notables y reiteradas mentiras de la falsa democracia española nacida tras la muerte de Franco ha sido la estigmatización de aquel régimen, al que denigran y devalúan sin reconocerle jamás sus logros y avances. Las mentiras sobre el franquismo constituyen una de las páginas más injustas y negras de la falsa democracia española, mentiras y engaños alimentados por la propaganda de los partidos políticos, no sólo de izquierdas, sino también de derechas y nacionalistas. Millones de ciudadanos, españoles adoctrinados en la mentira y el sometimiento al poder, sin capacidad para discernir libremente, abducidos y aborregados, creen que el franquismo solo fue un régimen retrógrado, tiránico, cruel y enemigo del progreso.

La verdad es que el franquismo tuvo muchos defectos y carencias, sobre todo en libertades políticas, pero, en honor de la Justicia y vistos desde la distancia y la objetividad, muchos de sus logros y avances parecen hoy espectaculares y suscitan envidia.

Profundamente influido por el catolicismo tradicional, hasta su mismo fin, el franquismo preservó siempre una sólida coraza moral en el territorio español, que preservó a la sociedad de delitos, corrupciones y crímenes. En bastantes aspectos morales o relacionados con la moral, sus logros fueron notables. En la España de Franco muchas viviendas permanecían abiertas, nunca cerradas con llave, y la gente dormía tranquila y sin miedo. El nivel de delincuencia era uno de los más bajos, si no el más bajo, de toda Europa.

La población encarcelada era escasa y el nivel de suicidios muy bajo. Había un pequeño problema de alcoholismo, pero siempre leve y controlado. La prostitución existía, pero era más de cien veces inferior a la que ha florecido en la falsa democracia. Las drogas eran prácticamente desconocidas. Las cifras de violaciones, de asesinatos domésticos, de embarazos de adolescentes, eran ciertamente reducidas en proporción con el resto de Europa y con lo que ha llegado a ocurrir después, durante la democracia degradada, en la misma España.

La sociedad se sentía segura y no había policías privadas, ni existían los enormes negocios actuales de seguridad y protección de las propiedades. La eficacia de la Guardia Civil y de la Policía era espectacular, con pocos números y agentes y con un coste muy reducido, se lograban milagros.

Los avances fueron impresionantes en sanidad y educación, dos pilares del ahora llamado Estado del Bienestar. España pasó de ser uno de los países europeos con mayor mortalidad infantil durante la República a estar prácticamente en cabeza, con reducciones anuales sorprendentes. La esperanza de vida se puso al nivel de los países más avanzados, solo por debajo de Suecia, Japón y pocos más.

El desempleo, grave durante los años de la postguerra y la pobreza, no cesó de disminuir hasta el final del régimen. Gracias a una política inteligente de becas y a una educación basada en las pruebas y el esfuerzo, los avances de los estudiantes españoles fueron igualmente notables y una sociedad plagada de analfabetismo durante los siglos XIX y primera mitad del XX, pasó a producir estudiantes muy valorados en todo el mundo por su preparación profesional y técnica, desde las escuelas de formación profesional a las innovadoras universidades laborales y nuevos centros universitarios, de donde salían obreros industriales, técnicos, ingenieros, arquitectos y médicos altamente valorados en todo el mundo.

Millones de “enterados” formados en las escuelas creadas por la falsa democracia, de donde salen legiones de jóvenes preparados para ser esclavos sometidos y vagos crónicos adictos a la subvención, repiten como loros que el franquismo fue una dictadura cruel y criminal que no permitía libertades ni derechos, sin mostrar capacidad alguna para valorar los avances y logros de aquel sistema. Cruel e implacable fue en la postguerra, cuando los vencedores ejercían su venganza sangrienta sobre los vencidos de la Guerra Civil, pero pronto el sistema se calmó, se abrió, se relajó y avanzó, cada día más, por rutas que conducían a la justicia, al desarrollo de los derechos ciudadanos, al progreso y a la prosperidad.

Eso sí, los partidos políticos jamás fueron admitidos en el régimen, quizás porque Franco y los suyos conocían muy bien la historia del país y aprendieron con claridad que los politicastros y sus partidos, casi todos corruptos, mafiosos y podridos de egoísmo y ansias de poder, habían conducido a España hacia la ruina y el enfrentamiento civil.

Al morir el general Franco, su régimen estaba agotado y la clase política franquista vio claro que tenía que adaptarse a los nuevos tiempos. El mismo franquismo se hizo el “harakiri” y patrocinó en las Cortes la Transición hacia lo que ellos llamaban democracia, un engaño de envergadura que abrió de par en par las puertas a la España actual, dominada por partidos políticos muy parecidos a los que fracasaron en la II República y condujeron a España hasta la ruina económica y el enfrentamiento civil, Muchos de los alevines del franquismo se incorporaron al nuevo sistema aparentemente democrático, al igual que hicieron las grandes familias franquistas, que pronto lograron colocar a los suyos en los altos cargos de la democracia, dominando sectores económicos y bien apalancados en el parlamento, los ministerios y las nuevos gobiernos autonómicos, un verdadero coladero para infiltrarse en el poder y practicar con impunidad la corrupción y el abuso.

Lo demás es ya historia conocida. La “cosecha” y el “balance” de la falsa democracia española son lamentables. Cuatro décadas después del entierro oficial del franquismo, España está arruinada, dividida, infectada de corrupción y abuso de poder, cansada de partidos políticos y politicastros y ocupando el liderazgo mundial en casi todo lo deleznable y sucio: prostitución, tráfico y consumo de drogas, violencia callejera, desigualdad, avance de la pobreza, blanqueo de dinero, mafias y bandas organizadas, desprestigio de la política, fracaso escolar, baja calidad de la enseñanza, desconfianza en el poder y un largo y tenebroso etcétera que convierte a la falsa democracia que sucedió al Franquismo en un auténtico y frustrante fracaso.

He aquí algunas cosas de antes:
¿Cuantos pueblos estaban sin luz el 1 de Abril de 1939, sin aceras, sin asfaltado, habia poca comida, Racionamiento, no había luz, ni agua corriente, casi ni médico, ni carreteras, ni caminos para ir a otros pueblos, ni coche de linea?……………….

Pero luego hubo carretera hasta el ayuntamiento, luego luz del río del pueblo, luego luz general pobre, luego luz normal, luego gas butano, luego agua corriente, luego todos los servicios, luego caminos para unir todos los pueblos, luego carreteras estrechas, poco a poco, luego unión con otra provincia por un lado, luego unión con otra provincia por otro lado, al final sobraba la comida, todos tenían escuelas, todos maestros y maestras, todos médicos, todos veterinarios, todos secretarios de ayuntamiento, todos cura, todos cuartel de la Guardia Civil, todos juzgados de paz, pantanos, sino no tendríamos agua ni para lavarnos, la seguridad social, la seguridad en el trabajo, los premios de natalidad, el estatuto de los trabajadores, medicina gratis, pensiones, puertos y canales de regadío, y otras muchas cosas más; cosas que otros dictadores no hacen.
Porque cuando se habla de Dictaduras hay muchos tipos, unas son duras, como la rusa, la de Fidel Castro, que además de hacer lo que todos, dejaban al país en la puta ruina,  o sea que el personal va viviendo cada vez mejor, hasta llegar a ser el 8º que mejor vive del mundo. Eso quiere decir que había 226 por debajo de nosotros y sólo 8 por encima, que tampoco es moco de Pavo,

Ya que en 1975 éramos la 9º potencia industrial, no se pagaba IRPF ni IVA, había un 2% de paro, los españoles tenían una casa donde vivir, y la población reclusa era de 8500 y ahora es de 95000 o más.

Pero eso sí, había muchos más ayuntamientos que ahora, pero no era preciso quitarlos, porque no gastaban, ni robaban, ni cobraba sueldo nadie, pues los alcaldes no cobraban, ya que todo era por el bien de España.

La buena noticia es que en la actualidad el 60 por ciento de los países del mundo son democráticos. Esto es mucho más que hace 66 años, en 1950, cuando solo el 28 por ciento de todos los estados eran democráticos.

O sea que mal que bien, a pesar de la crueldad represiva de los dictadores, de lo difícil que es la lucha por conquistar la libertad y de los adelantos y retrocesos de la historia, la democracia avanza en el mundo, con paso lento pero sostenido. ¿Cómo estamos nosotros los españoles ahora?.

sábado, 17 de septiembre de 2016

RECUERDOS DE MI PUEBLO, La Coronada.




Los que ya por edad “peinamos canas” tenemos una mochila a nuestras espaldas llena de recuerdos y a veces necesitamos soltarlos para poder ir aliviando un poco de su peso.

Los recuerdos relacionados con mi pueblo no se reducen solamente a ser el lugar donde nací , razón que sería por sí sola suficiente para no olvidarlo, sino que es también el sitio casi mágico que para mí constituyó durante mucho tiempo.
Tales como mi familia, mis amigos de la infancia, vecinos, conocidos y sobre todo algunas personas de las cuales tengo un recuerdo especial por algún que otro motivo que influyó para siempre en mi vida posterior.

Nací en el año 1950 en un pueblecito de la provincia de Badajoz, de la zona de La Serena, llamado La Coronada. Por los motivos que el destino nos tiene asignado en nuestra vida (el fallecimiento de mi padre), tuvimos que emigrar a la capital de la provincia en 1958.
A pesar de mi corta edad (7 años) cuando marché de el, guardo unos recuerdos imborrables de mi infancia en las idas y venidas al pueblo todos los años en las vacaciones del colegio.
Nací en la calle de Los Arrieros en la casa de una familiar de mis padres que  llamaban “La Chacha”, viví en la calle Real, llamada entonces del General Mola,  y pasaba las vacaciones en la calle El Barbero, hoy Virgen de Guadalupe, en la casa de mi tia Adelaida (q.p.d.) la cual fue una segunda madre para mí.

Mis abuelos paternos fueron Juan Calvo y Elisa Moreno, y los maternos Pedro Moreno (al que no conocí) y Cándida Machuca.
Ellos fueron los padres de mis padres Ramón y Antonia, y de mis tios y tías Teodosio (al cual no conocí), Manolin casado con mi tía Petra, Andrés casado con mi tía Antonia,  Primi casada con mi tío Manolo, Adelaida casada con mi tio Pepe, y Angelita casada con mi tío Mauricio.

Mis primos Teodosio, Andrea, Carmen, Diego y Marina (hijos de mi tío Manolin), Ramón, Antonio y Eduvigis (hijos de mi tio Andrés (el húngare), Boni, María (una hermana para mí) y Juan (hijos de mi tía Adelaida), Julián (q.p.d.) y Elisa (hijos de mi tía Primi) y Cayetano (Tani) q.p.d., hijo de mi tía Angelita.

Mi pandilla de amigos de aquella infancia la formábamos: Antonio Villegas, Joaquin (el grullo), Nicomedes, Antonio (el marqués), Julio (Julin) y su hermano José, Mauricio (Mauri el gacho), Antonio (el jabeño), Benito (el corneta), Paco (San José), Marcelino (el del municipal), Canelo, los hermanos Cerrato, los mellizos de Ponce, y algunos más.

Un recuerdo muy especial para Raimundo q.p.d. (La Fama) y Gonzalez (hijo de la Sra. Valen), porque gracias a ellos aprendí a nadar en aquella laguna de aquellos pingotes y aquella barranca, que tantas veces me llevó de pesca mi abuelo Juan. Y también para D. Antonio Soto Huertas el párroco al que a sus órdenes estuve de monaguillo, junto con Antonio Valdivia (hermano del pajarito) y Paco (estanco viejo).
Y además a Serafín Mendoza de la Peña, por haberse comportado conmigo como un hermano mayor.

Cono no voy a recordar a José el de la luz, la Naranjera, los buñuelos del tío José María, la herreria del padre de Andrés junto al reloj, otra que había más abajo en la cuesta del reloj, y la de Juanito Ocampos, D. Paco el practicante, la escuela de cagones de la Sra. Alfonsa y la de Juan Gaspar,  los polos de Patricio (Cabiche), la panadería del Tío, la carpintería de Almena y la de Manuel Horrillo, y aquella fuente “La Fuente, cuando era un pozo” donde arrojaban los carros los quintos que se iban al servicio militar.

Aquellos bares de antes como el de Posidro, la Gorda, el Patilla, Pedro el Gordo, el baile de Baltasar, el cine de Cabiche, no sé si queda ya alguno de ellos.

Aquellos amigos y amigas de mis idas y venidas al pueblo, tales como: Galín, Serafín el boticario, los del Machete, Jacin y su hermana Nati, Jose Mari y Balbi, Ana Mari Arias, Paco de la panadería, Pedro Sandía y su hermano Plácido, Andrés Horrillo, Rosi y Celia Cerrato, Pepe el mequillo y su mujer Feli, Germán y su hermana María, los hermanos Peñalver, Andrés, Pepe el sapillo y sus hermanas, Eloy y su hermano Pedro, etc,..........

Otros que no tengo más remedio que nombrar son la familia Mendoza de la Peña: el Sr. Jerónimo y la Sra. Felisa (ya que nos consideraban como de su casa), y sus hijos Miguel, Pedro, Beni, Paca y Serafín (al que desde aquí. le mando un abrazo).

El Porce, los Sierra, los Machuca, los de la Talita, los del Serrano, la Sra.Paula del zapatero y sus hijos, la Sra. Julia y sus hijos Indalecio, José y Julio (casado con Catalina), las familias de guardias civiles que vivieron en la casa de la calle Real esquina con la calleja (no los nombro porque fueron varios y se pasará alguno), Nicomedes y Maria Luisa, Antonio y Juana (posteriormente Juanjo Arias), los guardas de Culebra (que vivieron en mi casa), Ramón Belló,  Jose Antonio (el Cano) y Angelita Calvo, la Sra. Rosa (madre de Galín), su marido Juan Antonio y su hija, Manolo y Gertrudis, Elisa, Manuel y Magdalena, Gaspar Villegas y Sra. María y sus hijos Antonio y Miguelín, José Maria, Joaquin,Tomás y sus hermanas (hijos la tía Raimunda), José, Angel, Santi y Antonio (hijos de la tia Feliciana), Pedro (el gordo), Ventura, Florencia y Milagros (hijos de la tia Remigia), Luis, Pepe y Angelita (del Tio), Ina y Diego y su hijo Joaquin, Hilaria, Bernardino y Julio Arias, los de Pinaya, la tia Severina, su familia y mis amigas Rosi y Celia, el Pimentero, Isidro el barbero, Teodosio y su mujer, D. Angel y sus hijos, el Sapo y su mujer (cuya mula me dió una coz en la cara en el pilar nuevo), Eusebio, Miguelturra, el Zorro que vivia frente al baile de Baltasar,, Luis el cabeza tuerta, Jeromin, la abuela de mis mis amigos Plácido y Pedro Sandia, Daría y su hermana, .Castro el fotógrafo, ...............................

Aquellas tardes de ir a dar de comer a las bestias al campo con mi primo Boni, aquellas eras trillando en el lejío de Santa Lucía con mi tio Pepe y Manolo el de Gertrudis, el camión de la Fábrica que siempre se paraba en mi puerta y su chófer (que no recuerdo su nombre) me dejaba montarme, la caza de mecos y bobillas, aquellas pirinolillas de los eucaliptos de la carretera el cementerio que tirábamos con los canutos, los baños de la laguna, las campanas de la iglesia, que tanto me costaban hacerlas sonar (un recuerdo para la Sra. Rosa, madre de Galín, ya que siempre me lo recordaba), los paseos de la carretera, los lavados de ropa en el Chamorro, aquel vareado en la cogida de aceitunas, recoger los higos y las brevas, en el Arrollo del Gato, la Huerta Peña,...............

Quiero desde aquí recordar a todas esas personas que he nombrado, que ya no están con nosotros, en particular a mis familiares tanto carnales como políticos. Y uno muy especial para mi tia Adelaida y mi tio Pepe (ya que con ellos pasé gratos momentos y aprendí muchas cosas que ayudarían en el transcurso de la vida). Y sobre todo para aquellos que se marcharon en la flor de su vida, tales como: mi primo Julian, mi prima Jacin (mujer de mi primo Boni), y mi prima Loli (mujer de mi primo Ramón..........Por vosotros, esteis donde esteis.

Es posible que me haya dejado a alguien en el olvido, si es así le ruego me perdone ya que han pasado muchos años, y puede ser que me quede a alguien en el tintero. 
 

sábado, 10 de septiembre de 2016

AMIGOS Y "AMIGOS?"


Hoy quiero hablar sobre los amigos de verdad y sobre esos otros "amigos"que dicen serlo, ¡los aprovechados, los hipócritas!.
En esta vida que nos ha tocado vivir hay siempre muchos cambios en ella, vamos, que la vida dá muchas vueltas y hoy estás aquí, pero mañana allí.
Cuando estás aquí tienes infinidad de "amigos aprovechados y gañoteros", pero cuando estás allí todos desaparecen automáticamente, tan solo te quedan esos: los que son los verdaderos amigos.

Cuando hablo de amigo, hago referencia a esa persona que no sólo comparte conmigo alguno de los mejores momentos de mi vida, sino también los peores. Más exactamente, considero que precisamente alguien demuestra su amistad cuando está junto a ese amigo que está atravesando enfermedades, pérdidas, desconsuelo, una ruptura sentimental, una grave situación económica o familiar.
Precisamente esto es lo que sirve para dejar bien patente la diferencia entre amigo y conocido, pues muchas son las personas que tienden a confundir ambos términos. Así, el conocido es aquel individuo que está presente en tu vida pero sólo en los determinados momentos, no es quien está a tu lado cuando lo pasas mal ni cuando necesitas un hombro en el que llorar.

Los verdaderos amigos son aquellos que, pase lo que pase, el tiempo que pase, y como pase, siempre los tendremos ahí. Son esos que no desaparecen en las situaciones difíciles de nuestra vida, y que ante estas situaciones, no se "escaquean" y nos brindan su ayuda y no un palmadita en la espalda con la típica frase de "no te preocupes, todo saldrá bien", mientras se escaquean y salen corriendo antes que les puedas pedir algún tipo de favor o ayuda. Y es en situaciones complicadas, difíciles, y a veces traumáticas, cuando descubres a quién puedes llamar amigo. Y es en estas circunstancias, cuando te puedes sorprender al descubrir que alguno de esos que considerabas conocido está a tu lado, sin esperar nada, sin exigir nada a cambio.

Esos verdaderos amigos pueden pasar años sin verse, y al reencontrarse, conversar como si el tiempo no hubiera pasado. El afecto que se tienen no depende de la distancia y no se pierde con el tiempo.
 
Sinceramente, y lo digo con experiencia, mis verdaderos amigos los puedo contar con los dedos de una mano, porque por desgracia en la vida hay muchas personas que dicen ser tus amigos, y los verdaderos eso no lo dicen, te lo demuestran.

jueves, 1 de septiembre de 2016

AQUELLOS OFICIOS DE ANTES


Las costumbres van cambiando, y cada día nueva tecnología inunda nuestro día a día, relegando al olvido profesiones y oficios que antaño fueron esenciales. Algunos, solamente han cambiado de nombre, como fueron los antiguos bañeros, que ahora todo el mundo se refiere a ellos como socorristas; Otros, perdieron su puesto en la sociedad sustituídos por una máquina, o a causa de un sistema económico que les hizo imposible competir en precios para ganarse el sustento.
Haré lo posible por recordar algunos de esos oficios perdidos o en desuso, para mantener en el recuerdo los que alguna vez fueron imprescindibles.


El Sereno fue uno de los oficios más emblemáticos de los barrios de España y Latinoamérica, aunque no en todos los lugares tenía las mismas responsabilidades. En España fue el encargado durante décadas de encender las farolas con la caída de la noche, y vigilar las calles mientras la noche durase. Así mismo, también tenía en su poder las llaves de todos los portales para quien la necesitara durante la noche.
Este oficio se perdió con la llegada de los porteros automáticos,




El Afilador era aquel que deambulaba entre ciudades y pueblos con su bicicleta o motocicleta para afilar instrumentos con filo, tal como cuchillos o tijeras. También eran los encargados de arreglar paraguas y de afilar lapiceros. A mediados del siglo XX, los afiladores se empezaron a asentar en locales de grandes ciudades, siendo cada vez menos los que viajaban de pueblo en pueblo.
Con la llegada del sistema capitalista basado en el consumo a España, el oficio se fue perdiendo en beneficio de una cultura de usar y tirar en la que no tenía cabida el afilar los instrumentos de corte.


El Pregonero era otra de las profesiones más populares en los pueblos de España. Llegaba con su corneta a las distintas poblaciones, y haciéndola sonar reunía a todos los habitantes para comunicarles noticias importantes venidas de otras ciudades, o acontecimientos extraordinarios dentro del pueblo. Su origen se remonta a tiempos del Imperio Romano, y durante siglos fue el medio de comunicación y publicidad más eficiente. Con la llegada de la radio y la televisión, la utilidad del pregonero se vio relegada a un segundo lugar, avocándolo a la desaparición a lo largo de la segunda mitad del siglo XX.


El Herrero era aquella persona que mediante su forja, yunque y martillos elaboraba objetos de metal, comúnmente acero e hierro, de necesidad para toda la sociedad. Entre esos objetos se encontraban no sólo herramientas, campanas, armas y artículos de cocina, si no que en muchas ocasiones también realizaban artículos decorativos muebles e incluso esculturas.
Con la llegada de la revolución industrial, el herrero pasó de estar en todos los pueblos a estar únicamente en determinadas poblaciones, habiéndose convertido a lo largo de las últimas décadas en una profesión prácticamente desaparecida en los países más desarrollados.


El Barquillero era aquel vendedor ambulante que llevaba barquillos en sus cestas y una ruleta para que los compradores pudieran probar suerte. Los compradores hacían girar la ruleta, y el que obtuviese el número menor de todos los compradores del momento, era el encargado de pagar los barquillos de todos los compradores. Esta profesión fue de fuerte tradición a lo largo del siglo XIX y se mantuvo a principios del siglo XX.
La post-guerra española, el hambre y la pobreza dificultaron mucho esta profesión a mediados del siglo XX, viéndose desaparecida en España.


El Campanero existían en la mayoría de iglesias, y eran los encargados de tocar, repicar y voltear las campanas de la iglesia. Del mismo modo, también era el encargado de revisar el mantenimiento de las campanas, revisando las ataduras de los badajos, la tensión de los distintos cables y cuerdas, así como la supervisión del reloj de la iglesia.
Con la aparición de los sistemas mecanizados y automatizados para tocar las campanas, su profesión cayó en desuso, viéndose relegada a campanarios puntuales.


El Barbero, muchos son los que creen que los antiguos barberos eran únicamente peluqueros que también se encargaban de arreglar la barba a los hombres. Pero si nos remontamos algún tiempo atrás, cuando los dentistas no existían, los barberos también eran los encargados de ocuparse de la dentadura de sus clientes, e incluso hacían las labores de médicos de la época, tales como vendar úlceras o hacer sangrías.
Con la aparición de médicos y dentistas especializados, los barberos se vieron relegados a la barba y pelo de los hombres, y con el paso de los años y aparición de las peluquerías unisex, el nombre cayó en desuso, llamándose únicamente peluqueros.


El Aguador o aguatero era la persona que vendia y distribuia agua entre la población. El aguador era una profesión muy popular en épocas en que no estaba generalizado el suministro de agua corriente.
Para conducir el agua potable a las casas, los aguadores guiaban dos o tres borriquillos de los cuales llevaban unas angarillas con media docena de cántaros de barro cocido y con ellos subían los conductores a las habitaciones y llenaban las tinajas o cacharros que para el objeto tenían destinados los vecinos. Estos modestos traficantes del agua se hallaban agremiados y cobraban una tarifa en función de la cantidad suministrada. Posteriormente, se introdujo otra clase de aguadores que con un carro de cubo y una caballería hacían el servicio de transportar el agua a las casas.
 
El Carbonero hace un siglo, en todas las zonas rurales era común ver su figura, oficio ahora en vías de extinción, cuyo trabajo consistía en cubrir totalmente enormes pilas de leña con musgo y ramas tiernas, la carbonera. Luego prendía la leña, y dejaba que se quemara durante días. Luego, subía hasta la cima de la pila y pisaba.
Cuando la capa estaba estable y no temblaba, señal de que todo estaba secado y endurecido, abría la pila y obtenía el apreciado combustible. Pero muchos murieron al caer la pila, todavía sin endurecer, lo cual convertía la profesión en un oficio arriesgado.
Su trabajo se dividía en dos tareas: la tala de la madera y su transporte hacia la zona de carboneo, y el montaje de las pilas y el control del proceso de carbonización.
En la actualidad, ya no se usan pilas de leña, ahora se produce en hornos en el suelo. Son hoyos que se cubren con hojas de hierro para tapar alguna entrada de aire y sea muy elevada la temperatura para la cocción de leña. Las altas temperaturas se encargan de secar todo tipo de vegetal y así producir el carbón.

Las Lavanderas eran las profesionales especializadas en el lavado de la ropa, siendo uno de los oficios más duros, dentro de los que se prestaban a los hoteles y veraneantes, por personas del exterior. En ocasiones se simultaneaban con labores de planchado. Hasta finales del siglo XIX o principios del XX, la limpieza de las ropas se llevaba a cabo en las orillas de los ríos y riachuelos. Las lavanderas, de bruces sobre piedras o maderas inclinadas, realizaban el trabajo siempre penoso. Un avance importante supuso la construcción de cobertizos sobre las corrientes de agua, en cuyo interior se colocaron una especie de bancos o cajones, donde las mujeres podían acomodarse, de rodillas, preservándose de la humedad, disponiendo de una piedra, que en su parte inferior entraba en el agua y sobre la que podían jabonar, restregar y golpear la ropa. Aunque la información es escasa, en 1930 el lavado de toallas grandes de felpa se pagaba a 0,25 pesetas/unidad y la docena de servilletas a 0,30 pesetas. La paulatina aparición de los medios mecánicos de lavado, fue sustituyendo a las lavanderas, desapareciendo un oficio duro y mal retribuido.


 El Trapero, desde el siglo XVIII se definió el oficio de trapero como “el que anda recogiendo trapos arrojados a la calle, que lavados sirven para fabricar papel”. La principal actividad de los traperos, también conocidos como ropavejeros, estaba relacionada con la compra de trapos viejos, suelas de alpargata, lana, etc. Con su burro cargado de pucheros de tierra, platos de porcelana, botijos, tarteras, cazuelas de barro… intentaban vender o cambiar estos por trapos viejos, pieles de conejos, lana vieja y cartón. Generalmente se colocaban estratégicamente en plazas y callejones, aunque en algunos pueblos establecían su espacio de compra-venta a la entrada.
Las Piperas, los puestos de pipas y caramelos han sido una imagen tradicional en lugares de Badajoz, hoy desaparecidos. Las piperas desarrollaban su trabajo a la intemperie, soportando frío y lluvia en invierno y calor en verano, protegiéndose de estas inclemencias con plásticos y paraguas o sombrillas.
El puesto constaba de una pequeña banasta de cestería apoyada en un pequeño taburete y la persona que estaba al frente se sentaba bien en el escalón de algún portal o bien en una silla de tijera.
Los artículos que se vendían eran generalmente a granel para lo cual disponían de un vaso o recipiente para establecer la medida solicitada en base a la cantidad que el comprador quería adquirir. Los productos a la venta eran como norma general: pipas, caramelos, envueltos y sin envolver. Entre los envueltos eran muy habituales los de la marca “Saci”, de menta, de fresa y de cola, regaliz, pastillas Juanola, pastillas de leche de burra, chicles. Una marca muy conocida era Bazooka, cigarros sueltos, piedras de mechero tabaco suelto o papel de fumar.
Repartidores de Hielo, hasta los años 60, el hielo era casi un artículo de lujo, pues, hasta que no se generalizó el uso de los frigoríficos en los hogares, solo se vendía por grandes bloques o por pedazos. Para el uso diario se compraba al vendedor callejero de hielo, que con un carro con una mula iba dejando un rastro: el agua que se filtraba por la mesa, cuando el enorme bloque de hielo empezaba a derretirse por el calor, a pesar de ir sobre una gruesa capa de aserrín y cubierto con una carpa plástica o más adelante en un cajón forrados por dentro en latón. Las primeras neveras, bajitas, cuadradas, con cuatro patas y una puerta gruesa y muy pesada que se cerraba con una manija parecida a la de los cuartos fríos y sin embargo no eran capaces de producir frío que se conseguía a base de meter en ellas grandes trozos de hielo y esta era la manera de conservar los alimentos.

Durante los últimos cincuenta años, decenas de oficios han sufrido modificaciones, varios de ellos, han desaparecido y otros más están a punto de extinguirse, pero que muy en el fondo, en lo que se puede, sus principales exponentes tratan de mantenerlos.
La costumbre de verlos, de solicitar sus servicios fue minando poco a poco y quizás, la indiferencia de las nuevas generaciones contribuye a su olvido y amenaza con sepultar los oficios, que los adultos sin duda recordamos quizás con un poquito de nostalgia.................¡VA POR ELLOS! en su recuerdo.

miércoles, 31 de agosto de 2016

MARIA AUXILIADORA, MI BARRIO, SU GENTE



“El barrio de la Carretera de Olivenza”, se iba ampliando con nuevas construcciones de casas y ampliaba sus calles de Vicente Delgado Algaba, Jacobo Rodríguez Pereira, América,  Linares, Cartagena y Rota e iniciaba calles nuevas de Albacete, El Viento o Alcántara. Los nuevos vecinos se integraban enseguida en la barriada, y todos encontraban nuevas amistades muy pronto, posteriormente ya empezó el boom de la construcción y se levantaban edificios por doquier..
Quiero desde aquí mandar un recuerdo a todas aquellas familias que tuve el placer de conocer y compartir mi amistad durante el tiempo que viví en el.
Mi intención es nombrarlas a todas ellas, es posible que me olvide de alguna, si es así, lo lamento de veras, ya que no es mi intención hacerlo.
También quiero hacer constar, que habrá bastantes personas que aparezca su nombre aquí, que ya no estén con nosotros, bien por edad, o bien por el destino de la vida, (si alguien allegado a ella, no está conforme con ello, le ruego me lo comunique para proceder a su ocultación), vaya para todas ellas mi más sincero agradecimiento por haberme permitido tener el placer de haberlas conocido y compartir un trozo de mi vida diaria con tan buena gente.
Muchas de ellas, continúan viviendo en el barrio, otras nos desperdigamos por otros lugares de la ciudad o bien fuera de ella, ellas son las siguientes:

La Sra. Rafaela (la cual con el tiempo sería mi suegra), Jose Maria Castañeda y María, Emilio Mejias (Rafa) y Santi, la Sra. Rosario , la Sra. Juana (anteriormente el Sr. Lorenzo y la Sra. Petra, y posterior la Sra. Ana), la Sra. Adela , el Sr. Genaro Guisado y la Sra. Pilar, el Sr. Victor Sierra (el capitán) y la Sr. Manola, la Sra. Felisa, el Tres Siete, el “Rodri”, Pedro Preciado y Mari, Diego y Petra, Rafa y Pepi, (antes las Sras. Armonía y Fiorina), el Sr. Cecilio Zahinos y la Sra. Esperanza, Juan Rodríguez e Isabel, Antonio y Sra.,  Cecilio Zahinos (hijo) y Mari, el Sr. Talego y Sra. (posteriormente Juan José Venero e Isabel), Jeromo (Torrija), el Sr. Vaz (teniente Rueda) y la Sra. Feliciana, la familia Ornatos de la Hera, (posteriormente Juan y Maribel), el Sr. Diego y Sra. (padres de mi amiga Paqui), Sr. Manuel Iglesias y Sra. Josefa Collado (padres de mi amigo Pepe), (posteriormente Antonio Reja y Fefi Picanzo, Angel Rivas y Sra., la Sra. María (la viuda) y familia, el Sr Jacinto Ferreira y Sra. Manuela y familia, Fernando García (guardia civil) y  Angelita., Antonio (panadero) y familia, el Sr. Paulino (guarda en las minas de Albalá) y la Sr. Angelita, el Sr. Manuel Aunión, Domingo (el de los huevos) y Sra., Arturo Olivera (transportista) y familia, Antonio (Toni el camionero) y Mari, el Sr. Elias Chaves (pescaderia) y la Sra. Juana (posteriormente la Sra. Ana), Antonio Suarez y Ana Galea, el Sr. Miguel y la Sra. Teresa, el Sr. Paulino Rodríguez y Sra., el Sr. Luis Calderón su Sra, Antonio Domínguez (el del pienso) y Sra., Fernando y Juli (la de la tienda), Manolo Ruiz (el herrero) y familia, Gori Calderón, el Sr. Odilo (correos) y Sra. (comadrona), Joaquin Romero y familia, Antonio Aparicio su Sra. Maxi y familia, la familia Trevijano, la familia Palomo Burgos, Gregorio Jaen y Fefi, Antonio y Felisa, la familia Zancada Maqueda, la familia Arias, la familia Barrientos, Manolo Mogio y Paqui (libreria) y familia, Darío Manzanedo y Fernanda y familia, Francisco (bar el carbonero) y familia, Joaquin Pilo, Encarna (y su hija Mari Jose) y Rosario, Natalio y familia, Serafín Alvarez y Petra Suarez y familia, Pepe Lozano y Lorenza García y familia, Francisco y Joaquina y familia,  Miguel (cocinero) y Lola y familia, la Sra. Maria (trabuca) y familia, el Sr. Cipriano y la Sra. Piedad y familia, Mirina Suarez y su hija Mari Carmen, Fernando y Maria (padres de Jose Mari y Deme), Quico y Sote (padres de mis amigas Mariluz, Puri y Servanda), Francisco e Ignacia y familia, Bernardo Cruz y familia, Juan Antonio Cerrada (el Perla) y familia, Saturnino (Quico) Cerrada y familia, Jerónimo (los Cubinos) y familia, Manuel Cerrada (el pelicano) y familia, José Cerrada, Juan Cerrada, Paco (el Curita) y familia, Manolo Merino y familia, Pepe (el temple) y familia, Pedro Giraldo y familia, el Sr. Juan Aradilla y la Sra. Antonia y familia, Pepe (el Pulga), Antonio Segura y familia, Peneque y familia, Manolo Nuñez (el oliventino) y Sra. y familia, Enrique (desguace de Laureano) y familia, Florencio (José) Guerrero (el Boby), José Rodríguez (aceitunas Pepe) y Mati y familia,  Fermin Rangel (municipal) y familia, Manolo Cerezo e Isabel Guisado y familia, Paco Silva (Cristaleria Guadiana) y familia, Sagrario (compañera de mi madre), Manolo García (el Polvorilla) y familia, Primitivo Guerrero (Primi) y Mari Carmen Garcia y familia, Jose Mari F. Milan (municipal) y familia, Agustina (la pintora) y familia, Juan Garcia (Juaniquin) y familia,  Manolo (Electrofil) y familia, Diego y Sra. y familia, Horacio Becerra y Sra. y familia, Salustiano y familia, Juan Martinez Benedicto y familia, Alejandro y Sra, y familia, Manolo Fagundez y familia, Clemente y familia, José Garcia (bar Garcia) y su Sra. Reme, y familia, la familia Galea (padres de mi amiga Ana), Antonio y Sra. (padres de mi amigo Angel (notaria) y familia, Agustin y Rita y familia (padres de mi amigo Luciano), Zacarias Cáceres y familia, Isidoro y Sra, con su hijo Juan (el boss), Victoriano Jiménez (el Viti) y familia, Domingo Perera y familia, Juan Conde, Angel Escudero y Nieves y familia, José Maria Chaparro (Chapi) y Victoria (Tolli) Pámpano y familia,  Santiago Cambero y Pilar Rivero y familia, José Paco y Sra. y familia, Andrés Bejarano y familia, Juan Rodriguez (Cristaleria Guadiana) y Carmen Martinez y familia, Rosi Gálvez, Pepe Ruiz Adame y su hermano Angel, Chencho (fontanero) y Catalina su hijo Andrés y su hermana, José Párraga, su Sra y su hija María José, Manolo Rivas (el Abengoa) y su Sra. Emilia, ....................

Un recuerdo muy especial para mis amigos Joaquin y Crisanto Guerrero, y José María Chaparro (Chapi) que por desgracia ya no están con nosotros.
 
Recordar es volver a vivir y es mucho mejor cuando se trata de buenos recuerdos. Siempre hay hechos en el presente que nos transportan al pasado y de alguna manera nos hacen sentir felices. Porque tenemos amigos inmortales, esos son los amigos de la distancia.

miércoles, 24 de agosto de 2016

VIVENCIAS RECORDADAS




Esto que os estoy contando lo he conocido y vivido en una etapa de mi vida, bien porque era lo que nos tocaba, o bien porque no había otra cosa, de todas maneras son lugares y momentos que forman parte de mi vida, son lugares que ya están desaparecidos y por ello deseo descargarlo de esa mochila que llevamos a nuestras espaldas, como diría mi buen amigo y admirado José Correa Tabares, porque esas mochilas con las que vamos cargando todos los días hacen que todo pese más de lo debido, por lo que convendría descargarnos de muchas de esos recuerdos para que caminemos por la vida sin tanto peso.
Estos lugares que os relato a continuación, son parte de los que he tenido alguna vivencia con ellos

El cuartel de Menacho, el sanatorio de la Milagrosa (Plaza de Portugal), o el de la Cruz Roja (avenida de Pardaleras), el cuartel de Sancha Brava, la movida de entonces en la zona de la calle Zurbarán, con Los Corales, Luiqui, o la Bellota de Oro entre otros, la calle el Burro (todavía a estas alturas de mi vida, no sé de donde venía su nombre).  
El mercado de Abastos de la Plaza Alta, con las tabernas allí asentadas de el Cacharrero, Ortega, Piñero, Salvatierra, etc, o el mercado de Santa Ana en la plaza chica.

Cambiar novelas en la tienda de la “Paca”, las carreras huyendo de las “antiguinas” de la calle Guardia Civil, las actuaciones musicales en la plaza de toros de Ronda del Pilar, los partidos de fútbol en el campo de “La Meta”, los bailes en el parque de La Legión (Los Jardines), en la piscina Florida, o la Piscina Conde, las verbenas en San Francisco.

Las ferias de San José en el Salto Caballo, las de San Juan en La Paz (junto a Sevillana), o la de San Fernando en el llano donde hoy está el Parque.

El Trofeo Ibérico en el viejo Vivero, los partidos de baloncesto del Guardia de Franco en el Frente de Juventudes, el ciervo del parque de la Legión, el pequeño zoológico de Castelar y la Boca del Lobo, las Crispitas, el Pico, la playa de Amigos del Guadiana, el Embarcadero con su merendero y las barcas de Vera, el Rincón de Caya, la charca Los Pollos, la playa de los Seiscientos.

 Los billares del Club 67, la máquina de discos del Saymu, o el espejo de la entrada del Casino.

La parada del Leda y el asilo de ancianos en Pardaleras,  La Estellesa en la Avda. Villanueva, o Victoriano Caballero en la calle Joaquin Sama. 

El loro de la avenida de Joaquin Costa, las bogas de casa El Nene, los bocadillos de calamares de San Francisco o Los Corales, los primeros cigarrillos sueltos de los puestos de las señoras con cestas de mimbre en San Francisco o en la puerta de los juzgados (que por cierto entonces, había allí un estanco).

Las dos hermanas vendiendo el café y tabaco en el rincón de Arturo Gazúl, o Antonio en su kiosco de prensa, chucherias, novelas y de todo un poco, a la entrada de la Residencia.

Los días que muchos romeros nos quedábamos en la ladera del Fuerte y no llegábamos a Bótoa, y veíamos volver las carrozas.

Las discotecas 29/92, el Mesón del Labrador, Fashion, Lucmact, SM, el Gallo, Nicotina, Pirámide, Moustache, Montoba, Charlot, etc,.

O salas de fiestas como Pipo’s, la Venta la Rueda, o Mervic, los cines de verano tales como, el Santa Marina, el Ideal, el San Fernando, el Avenida, el Autopista, El Goya, el Jardin, el San Roque, el Paraíso, el de la Plaza de Toros, o de invierno como el Pacense, el Royalty, el Menacho o Conquistadores.

La compra de lombrices para la pesca en diversos lugares, como la baranda de Circuvalación, en la caseta de Castelar, en Machivirito (hoy pabellon deportivo Nuria Cabanillas), en la carretera de Cáceres (caseta de peones camineros, cruce de Alburquerque) o en el Bar Lorenzo (calle Macón en San Roque).

Aunque todo ello ha desaparecido, son un verdadero tesoro en mi mochila, porque estos recuerdos son mejor que los diamantes y nadie me los puede robar