Página Principal

martes, 23 de agosto de 2016

AQUELLA CALLE DE SAN JUAN


La calle de San Juan, antigua calle El Tubo, era mi paso diario a mi lugar de trabajo (c/ Bravo Murillo) allá por los años 60-70, era también la ruta de los jóvenes en sus paseos que eran: San Francisco, calle El Obispo, Plaza de España, calle San Juan y vuelta. En esta calle y en su proximidad se concentraba entonces casi todo el mejor comercio de la ciudad y por qué nó, tambien de la región, aunque nuestra vecina Elvas también lo era, por qué no decirlo (Paugapoco, toallas, mantelerias, el café del Batata, Pastelerias...) pero de esto hablaremos otro día.
Hoy simplemente quiero recordar aquellas tiendas que estaban entonces en la calle y que ya han desaparecido, bien sea por la apertura de las grandes superficies, bien por la desaparición del mercado de la Plaza Alta (que por cierto, ahora se reclama su instalación en el centro), bien por jubilaciones o más bien creo que por el abandono que ha tenido el municipio de esta parte de la ciudad (como diría mi querida y añorada madre: "quién la ha visto y quién la vé").
Es posible que me olvide de alguno, ya que han pasado algunos años desde entonces, y quiero desde aquí mandar un recuerdo para todos los empleados que trabajaron en alguna de estas tiendas que entonces hacían de la calle de San Juan una referencia en toda la región:
Almacenes La Paloma, Almacenes Los Angeles, Brummel ( las tres de Hormeño y Ruiz), Almacenes San Juan, Perfumería Calderón, Pascual Alba, Valparaiso, Demetrio Pérez (donde trabajó mi amigo Félix Barranca), Farmacia El Globo (no confundir con la droguería, pero estaban juntas), la armeria Justo Garcia, Rivoli, El Zamorano, Calzados El Barato (donde trabajó mi amigo Paco Crespo) y Alonso, Almacenes España, Perfumeria Mendoza, Papeleria Navarro, bar Las Dos Victorias, Juguetes Campano, Carnecería El Charro (de la familia Del Aguíla a la cual pertenecía mi amigo Fernando q.p.d.), Casa Espada.
El Pasaje de San Juan con sus carteleras de cine, y aquella cafeteria Coimbra.

La calle de San Juan no es muy larga, concretamente es corta, ya que en unos minutos ya está rebasada, pero es el espejo de aquel otro Badajoz. Pero en la calle de San Juan, pienso que lo grande era su comercio, con diferentes actividades, pero todos invitando al consumo.
Estas tiendas que aporto sus nombres son los que están en mi memoría un poco ya lejana, ya que han pasado como menos cerca de 50 años de mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario