Página Principal

miércoles, 24 de agosto de 2016

VIVENCIAS RECORDADAS




Esto que os estoy contando lo he conocido y vivido en una etapa de mi vida, bien porque era lo que nos tocaba, o bien porque no había otra cosa, de todas maneras son lugares y momentos que forman parte de mi vida, son lugares que ya están desaparecidos y por ello deseo descargarlo de esa mochila que llevamos a nuestras espaldas, como diría mi buen amigo y admirado José Correa Tabares, porque esas mochilas con las que vamos cargando todos los días hacen que todo pese más de lo debido, por lo que convendría descargarnos de muchas de esos recuerdos para que caminemos por la vida sin tanto peso.
Estos lugares que os relato a continuación, son parte de los que he tenido alguna vivencia con ellos

El cuartel de Menacho, el sanatorio de la Milagrosa (Plaza de Portugal), o el de la Cruz Roja (avenida de Pardaleras), el cuartel de Sancha Brava, la movida de entonces en la zona de la calle Zurbarán, con Los Corales, Luiqui, o la Bellota de Oro entre otros, la calle el Burro (todavía a estas alturas de mi vida, no sé de donde venía su nombre).  
El mercado de Abastos de la Plaza Alta, con las tabernas allí asentadas de el Cacharrero, Ortega, Piñero, Salvatierra, etc, o el mercado de Santa Ana en la plaza chica.

Cambiar novelas en la tienda de la “Paca”, las carreras huyendo de las “antiguinas” de la calle Guardia Civil, las actuaciones musicales en la plaza de toros de Ronda del Pilar, los partidos de fútbol en el campo de “La Meta”, los bailes en el parque de La Legión (Los Jardines), en la piscina Florida, o la Piscina Conde, las verbenas en San Francisco.

Las ferias de San José en el Salto Caballo, las de San Juan en La Paz (junto a Sevillana), o la de San Fernando en el llano donde hoy está el Parque.

El Trofeo Ibérico en el viejo Vivero, los partidos de baloncesto del Guardia de Franco en el Frente de Juventudes, el ciervo del parque de la Legión, el pequeño zoológico de Castelar y la Boca del Lobo, las Crispitas, el Pico, la playa de Amigos del Guadiana, el Embarcadero con su merendero y las barcas de Vera, el Rincón de Caya, la charca Los Pollos, la playa de los Seiscientos.

 Los billares del Club 67, la máquina de discos del Saymu, o el espejo de la entrada del Casino.

La parada del Leda y el asilo de ancianos en Pardaleras,  La Estellesa en la Avda. Villanueva, o Victoriano Caballero en la calle Joaquin Sama. 

El loro de la avenida de Joaquin Costa, las bogas de casa El Nene, los bocadillos de calamares de San Francisco o Los Corales, los primeros cigarrillos sueltos de los puestos de las señoras con cestas de mimbre en San Francisco o en la puerta de los juzgados (que por cierto entonces, había allí un estanco).

Las dos hermanas vendiendo el café y tabaco en el rincón de Arturo Gazúl, o Antonio en su kiosco de prensa, chucherias, novelas y de todo un poco, a la entrada de la Residencia.

Los días que muchos romeros nos quedábamos en la ladera del Fuerte y no llegábamos a Bótoa, y veíamos volver las carrozas.

Las discotecas 29/92, el Mesón del Labrador, Fashion, Lucmact, SM, el Gallo, Nicotina, Pirámide, Moustache, Montoba, Charlot, etc,.

O salas de fiestas como Pipo’s, la Venta la Rueda, o Mervic, los cines de verano tales como, el Santa Marina, el Ideal, el San Fernando, el Avenida, el Autopista, El Goya, el Jardin, el San Roque, el Paraíso, el de la Plaza de Toros, o de invierno como el Pacense, el Royalty, el Menacho o Conquistadores.

La compra de lombrices para la pesca en diversos lugares, como la baranda de Circuvalación, en la caseta de Castelar, en Machivirito (hoy pabellon deportivo Nuria Cabanillas), en la carretera de Cáceres (caseta de peones camineros, cruce de Alburquerque) o en el Bar Lorenzo (calle Macón en San Roque).

Aunque todo ello ha desaparecido, son un verdadero tesoro en mi mochila, porque estos recuerdos son mejor que los diamantes y nadie me los puede robar

5 comentarios:

  1. Siendo más vieja, tengo recuerdos de la feria de San Fernando en el Boulevard y en la cabeza del puente en cuatro caminos. Recordar momentos felices del pasado joven es revivirlos y eso ayuda mucho a subir endorfinas y nos hace rejuvenecer.

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches Pedro,.... verdad que se siente uno más "aliviado", al contar todo lo que tenemos vivido?,soltamos "lastre" de lo que tenemos "enmochilado", y de alguna manera contamos cosas y sitios ya desaparecidos,..... Ah! Según hoy contar a mis mayores, lo de c/del Burro le viene porque allí se ataban, mientras alternaban en los Mesones sus dueños, que estaban en la c/, San Pedro Alcántara, de ahí el antiguo nombre de c/Mesones, yo he conocido en algunas fachadas argollas, que servirían para amarrarlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches D. José Correa Tabares, por supuesto que me alivio cuando suelto estos recuerdos que llevo en la mochila, pero debo de agradecer a una persona, (que por cierto no he tenido el placer de conocerla personalmente), el "soltar" estos lastres que nos pesan y no quedarlos en el olvido, esa persona por supuesto eres tú, y desde aquí te lo agradezco ya que me has hecho recordar muchas etapas de mi vida en tus comentarios y aportaciones, gracias por ello Pepe,es un verdadero placer el tener tu amistad (aunque de momento sea virtual).....Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Buenas tardes, Pedro, solo esta para decirte q yo recuerdo las verbenas de San fernando en la misma estacion del tren ,en el rellano q estaba delante, confirmamelo ,gracias

    ResponderEliminar