Página Principal

sábado, 10 de septiembre de 2016

AMIGOS Y "AMIGOS?"


Hoy quiero hablar sobre los amigos de verdad y sobre esos otros "amigos"que dicen serlo, ¡los aprovechados, los hipócritas!.
En esta vida que nos ha tocado vivir hay siempre muchos cambios en ella, vamos, que la vida dá muchas vueltas y hoy estás aquí, pero mañana allí.
Cuando estás aquí tienes infinidad de "amigos aprovechados y gañoteros", pero cuando estás allí todos desaparecen automáticamente, tan solo te quedan esos: los que son los verdaderos amigos.

Cuando hablo de amigo, hago referencia a esa persona que no sólo comparte conmigo alguno de los mejores momentos de mi vida, sino también los peores. Más exactamente, considero que precisamente alguien demuestra su amistad cuando está junto a ese amigo que está atravesando enfermedades, pérdidas, desconsuelo, una ruptura sentimental, una grave situación económica o familiar.
Precisamente esto es lo que sirve para dejar bien patente la diferencia entre amigo y conocido, pues muchas son las personas que tienden a confundir ambos términos. Así, el conocido es aquel individuo que está presente en tu vida pero sólo en los determinados momentos, no es quien está a tu lado cuando lo pasas mal ni cuando necesitas un hombro en el que llorar.

Los verdaderos amigos son aquellos que, pase lo que pase, el tiempo que pase, y como pase, siempre los tendremos ahí. Son esos que no desaparecen en las situaciones difíciles de nuestra vida, y que ante estas situaciones, no se "escaquean" y nos brindan su ayuda y no un palmadita en la espalda con la típica frase de "no te preocupes, todo saldrá bien", mientras se escaquean y salen corriendo antes que les puedas pedir algún tipo de favor o ayuda. Y es en situaciones complicadas, difíciles, y a veces traumáticas, cuando descubres a quién puedes llamar amigo. Y es en estas circunstancias, cuando te puedes sorprender al descubrir que alguno de esos que considerabas conocido está a tu lado, sin esperar nada, sin exigir nada a cambio.

Esos verdaderos amigos pueden pasar años sin verse, y al reencontrarse, conversar como si el tiempo no hubiera pasado. El afecto que se tienen no depende de la distancia y no se pierde con el tiempo.
 
Sinceramente, y lo digo con experiencia, mis verdaderos amigos los puedo contar con los dedos de una mano, porque por desgracia en la vida hay muchas personas que dicen ser tus amigos, y los verdaderos eso no lo dicen, te lo demuestran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario