Página Principal

martes, 20 de septiembre de 2016

LA REGENERACION DE LA DEMOCRACIA II, El PSOE




Esta es la humilde opinión de un ciudadano libre, independiente, y por supuesto no fanático, sobre  la situación política actual en España, y de las posiciones y su forma de actuar que mantienen los cuatro grandes partidos, que hemos querido elegir con nuestros votos.

 En esta página opinaremos sobre el Partido Socialista Obrero Español

Quiero recordar que cuando estalló la burbuja, fue el Estado el que asumió la deuda privada. La deuda pública de España era muy moderada cuando estalló la crisis en 2007.  Estaba sin déficit alguno y con el 50 % de deuda pública, cuando se permitía tener hasta el 60 %., estábamos casi perfectos, mejor que Alemania. Pero Zapatero decidió que el Estado cargase con la deuda de los bancos. Y ha gastado muchísimo dinero para capitalizar y salvar los mismos bancos que habían causado el problema. Por eso la deuda pública aumentó muy rápidamente. Es una respuesta muy larga a la pregunta, pero no es el coche oficial de los políticos lo importante, sino que el Estado gobierna para los mercados financieros y no para el pueblo. Se ha castigado a los inocentes y los culpables han sido recompensados.

Franco  hizo cosas buenas, malas, y regulares, pero a partir de su muerte en 1975 solo se decía que todo había sido malo. Éramos  9ª Potencia del mundo, y tan sólo teníamos el 3,78% de paro, muchos con piso y coche, y no había corrupción. Comparémoslo  con la España de hoy.  Yo creo que  Zapatero hizo cosas peores que las que él hizo.

La postura del PSOE durante los últimos años en el tema fundamental de los desahucios, a pesar de las contorsiones de última hora, es lo que ha causado las últimas deserciones de antiguos simpatizantes. ¿Se puede votar hasta 4 veces en el Congreso a favor de los bancos en este tema? ¿Cómo han sido capaces de sobrevolar indiferentes el profundo dolor de las clases populares de este país, cuando podían haberlo detenido? ¿Quién les va a creer ahora? Más de 500 desahucios al día, que se dice pronto. Familias arruinadas de por vida, suicidios evitables, 400.000 ejecuciones hipotecarias desde 2007, contrastan con los rescates bancarios y con la ya indeleble imagen de Alfredo Sáenz indultado por los socialistas, se cree que el indulto pudo ser una forma encubierta de condonar la deuda de 4,8 millones de euros del PSOE con el Santander.

Sumado al asunto de los desahucios, de la corrupción y al aire fresco que demanda ya tanta gente, la imagen negativa que desprende la actual dirección es otro gran hándicap para el PSOE, quizá el definitivo. Se trata de una dirección gris y sumisa, que mira mal cualquier intento de cambio interno empeñada en ganar tiempo no sé sabe para qué. Lo peor no es que ya no les creamos, es que han dejado de creerse a sí mismos hace mucho tiempo. Son además tantos y tan profundos los cambios que debiera afrontar una nueva dirección, que lo razonable para los regeneradores sería empezar desde otras coordenadas. El PSOE no sirve por tanto a la izquierda, hoy menos que nunca. Porque si alguna vez estuvo allí, lo que es seguro es que hace tiempo que no sabe dónde está. No debemos ser injustos con algunas personas de la dirección del PSOE que quizá lleven años luchando contra este estado de cosas. Los imagino cansados de no conseguir nada. Por la puerta de atrás de nuestro régimen político se ha ido conformando una casta político-económica que se beneficia y se protege mutuamente de la crisis a costa de empobrecer al resto. Es la definición de oligarquía que conocemos desde los griegos, y el PSOE no resulta ajeno a ello. Lo más visible está en esos líderes que participan en las puertas giratorias de colocación.

Por tanto, no sólo es que hayan cometido acciones políticas lamentables que recordaremos largo tiempo, aun de manera involuntaria, pues tal es su fuerza. Es que representan mucho de lo que hoy por hoy nos aleja de la democracia. El peso del aparato, de la jerarquía, de la cultura política asumida en su seno, de nuestra propia memoria, es tal, que resulta imposible valerse de ese partido para ningún objetivo de la izquierda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario