Página Principal

miércoles, 5 de octubre de 2016

TIENDAS QUE YA NO ESTAN, Meléndez Valdés.




Hay veces en que la pequeña historia de una ciudad, se puede escribir con sólo recordar cosas, escenas, momentos y anécdotas vividas en tiempos pretéritos, porque ya dijo alguien que recordar es volver a vivir. Y nuestras calles, nuestros barrios, están llenos de viejas historias que muchos de nosotros, sobre todo los que ya peinamos canas, hemos vivido en nuestra niñez, juventud e incluso posterior. Por eso es bueno que, de vez en cuando, echemos una mirada al pasado y recordemos tiempos vividos, sitios por los que pasamos, momentos más o menos gratos, o personas que conocimos y que no olvidamos. Para eso, para volver a vivir, ya que no todo en la vida ha de ser presente o futuro, porque también el pasado forma parte de nuestra propia historia personal. Y hoy, nuestra memoria va a merodear por tiempos de los ya lejanos años sesenta, setenta, ochenta y posteriores, paseando por varias calles del centro.
Sin entrar en los detalles, o sea, en los porqués de su desaparición, basta con repasar los establecimientos que tenían su sede en la calle Mélendez Valdés, antigua calle Granados "Granao".
                                                             
El Mesón del Labrador (discoteca), Novelty (bar), Club 67 (bar), Minimax (óptica), Julichu (modas), Fervi (tejidos), Sáez de Santamaría (muebles), Mari-Tere (modas), Casa Cerezo (discos y música), El Once (bar), El Mundial (billares), El Panadero (bar), Calzados Extremadura, Calzados Alonso, Almacenes Arias, Royma, Manolo (mercería), Bazar Martinez, Administración de Loterias, Joyería Lara Molina, Gumersindo Fernandez (hojalateria), Electricidad Salcedo, Juguetería Bamby, Isidoro, Antunez y Manolo Macias (pescaderías), Pedro Alfaro y Sanchez Cascón (ultramarinos), Artifes, Ibérica, Madrileña, Durán y De Miguel (ibrerías), Julia Delgado, Jacoba, Canaria y La Andaluza (fruterias), Sambar, Granado y Gordillo (satrerías), Ferretería La Lima, Las Tres Hermanas (paqueteria), Calzados Barbosa, Demetrio Lancho, Vallejo (electrodomesticos), un salón de Limpiabotas, Zapatería Carro, Joyeria Castellanos, Gonzalez Llopis (panadería), Peluquería Ideal, El Cochinillo Gordo (ultramarinos), Banco Central (oficina), Pañerias Reunidas, .....es muy posible que me haya olvidado de alguno debido al tiempo transcurrido.

Mi total agradecimiento a José Correa Tabares, pues sin esa información que guarda en esa gran mochila de recuerdos que soporta, no hubiera sido posible esta página..............!!Gracias Pepe!!.

Cada vez que paseamos por el casco antiguo vemos más tiendas cerradas. Algunas, las de toda la vida, habían sobrevivido a todo lo habido y por haber. Eran parte del paisaje de esta calle. De pronto, el escaparate vacío, el rótulo desaparecido de la fachada, me dejan aturdido, como ocurre con las muertes súbitas o las desgracias inesperadas. Es una sensación de pérdida irreparable, aunque sólo haya echado vistazos al escaparate, sin entrar nunca. Otras de esas tiendas son negocios recientes: comercios abiertos hace un par de años, e incluso pocos meses; primero, los trabajos que precedían a la apertura, y después la inauguración, todo flamante, dueños y dependientes a la expectativa, esperanzados. Ahora paso por delante y advierto que los cristales están cubiertos y la puerta cerrada. Y me estremezco contagiado de la desilusión, la derrota que trasmite ese triste cartel pegado al cristal con las palabras se alquila o se traspasa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario