Página Principal

miércoles, 17 de mayo de 2017

LOS HABLADORES...




Hay muchas personas que cuando las conoces al principio te parecen de lo más simpáticas. Suelen ser sociables, buenos conversadores y con una personalidad atrayente. Sin embargo, con el paso del tiempo comienzas a sentir que esa persona es algo pesada, pues habla mucho y casi siempre de sí misma. 
Te cuenta una y otra vez las mismas historias, es alguien que se siente autorizado a hablar de cualquier tema, aunque no lo conozca, pero nadie lo calla.

Después de que has hablado con esa persona sientes que has perdido el tiempo, al final nunca conversastes con ella, sino que fuiste una especie de sparring en un largo monólogo. Por eso es probable que cuando vuelvas a encontrarte con esa persona inventes alguna excusa para que no haya lugar a alguna charla.

Luego está el egocéntrico (que de estos hay un rato), este es aquel individuo que se cree que es el centro del mundo, y por caso, todo lo que hace y dice considera que debe ser objeto de atención del resto de las personas. Es una persona que habla mucho de sí misma y que no ha establecido un límite claro entre él mismo y su entorno. Su personalidad narcisista le impide suponer que no es el centro de atención de los demás. Por eso encuentra normal que todas las conversaciones giren en torno a él o ella.

En realidad, no se les pasa por la cabeza que sus peroratas puedan aburrir a otros, y si se lo dicen directamente, asumirán que el problema está en el otro, no en ellos mismos.

Hay quienes siempre hablan de sí mismos para hacer un inventario de sufrimientos, ni te piden ayuda, ni aceptan tus consejos, suponen que tú debes simplemente actuar de forma considerada con ellos. 
Otros hacen lo contrario, te presentan una cadena de historias para probarte cuán maravillosos son.
Te hablan de sus miles de hazañas cotidianas, esperando siempre algún hurra de tu parte.

Hay quien te habla de sus problemas para pedirte orientación. Es como si fueras su terapeuta privado, y gratis. Son personas que jamás te preguntan cómo estás o si tú también tienes dificultades. 
Dan por hecho que sus problemas son más graves y que es tu obligación escucharlos y aconsejarlos.

En todos estos casos no hay una conversación genuina. Se trata más bien de un mecanismo de manipulación a través de la palabra. Entras con ellos en un juego extraño, en el que a veces te puedes llegar a sentir comprometido a seguir ahí. Obligado a escucharlos, a elogiarlos o a compadecerlos. Pero tu lazo con esas personas no es auténtico, siempre opera bajo la sombra de esa sensación que te dice “algo no anda bien”.

Es bueno que en algún momento le expreses directamente y de forma amable, lo positiva que es una conversación cuando hay posibilidad tanto de hablar como de escuchar. También es bueno que le invites a hablar de nuevos temas.

Aunque no es imposible tratar a este tipo de personas, ya que en muchas ocasiones vuelven a ser los simpáticos que conociste al comienzo, sí es necesario aprender a poner límites. Si sientes que te afecta, que te pone incómodo, te desata sentimientos de culpa o de vacío, mejor te alejas.

domingo, 7 de mayo de 2017

A MI MADRE...


Hoy quiero tener un recuerdo muy especial para una GRAN SEÑORA

La Antonia de la tía Cándida para la gente de su querido y siempre añorado pueblo de La Coronada, aquél pueblo que tuvo que dejar por motivos del destino y que ella nunca olvidó abriendo las puertas de su casa a todos los paisanos que lo necesitaron que por un u otro motivo tuvieron que desplazarse a Badajoz.

La Sra. Antonia para esos niños de los Hogares de Hernán Cortés que los ayudó en su formación viendolos crecer en aquella etapa de sus vidas que eran lo que más necesitaban, los cuales también tenían abiertas las puertas de su casa.

Esa misma SEÑORA es Dña. Antonia Moreno Machuca, y ella es mi madre, algo divino, una bendición que tenemos sólamente una vez en nuestra vida.

Una madre es tan necesaria como el aire que respiramos, nos puede faltar todo, pero nuestra madre no. Una mujer, valiente, trabajadora y luchadora, siempre detrás de nuestras cosas para ver como estamos. 
Muchas veces, puesto que la hemos tenido tan cerca, damos por sentado que siempre estará y no la valoramos ni le damos el lugar que merece.

Simplemente quiero que sepas que todo el esfuerzo, que como madre viuda con dos hijos a tu cargo (uno de ellos un poco travieso), has hecho para sacarnos adelante a pesar de tantos obstáculos no ha sido en vano. Aunque sabias que nuestra vida sin conocer nada de una ciudad desconocida no iba ser fácil al venir aquí, nunca dejaste que eso fuera lo que determinara lo que  podría aportarnos.

Una madre es una estrella fugaz que sólo pasa una vez por nuestra vida, y cuando su luz se apaga jamás la volvemos a ver.
 
Te quise siempre mamá y siempre te querré, ten por seguro que cuando me valla, te buscaré y te encontraré.

Un fortísimo abrazo estés donde estés, siempre estarás en mi recuerdo.
 



miércoles, 26 de abril de 2017

BENDITA JUVENTUD




El amor puede ser el mismo, lo único que cambia es la forma de manifestarlo. 
Antes en la década de los 60 y 70, la mayoría de los enamorados tardaban años en dar el salto de amigos a novios.

Eran poco más que adolescentes y se sentían mutuamente simpáticos. Ella trabajaba en un taller de corte y confección  y, como la mayoría de las chicas de su tiempo, solía emocionarse con las radionovelas y la música de Raphael, él, dos años mayor, trabajaba en una cristalería.

Puede decirse que sus paseos eran simples, caminaban juntos en el Paseo de San Francisco dando vueltas y vueltas a derecha y a izquierda, de allí subiendo la calle el Obispo a la Plaza de España y de allí a la calle San Juan hasta la esquina del Zamorano, y vuelta otra vez a San Francisco, todo ello sin cogerse ni siquiera la mano todavía.

Para hacer un alto había un punto obligado:  una cafeteria que había en la calle del Obispo con la máquina de discos El Saymu, donde nos tomábamos unas Mirindas escuchando la música de Raphael (por supuesto) y de Creedence Crearwater Revival.
Antes de entrar el compraba caramelos y carapiñadas en la tienda de Mayte que estaba por debajo de la cafeteria, para obsequiarla, y ella respondía a tal galantería con un discreto gesto de agradecimiento.

Nunca hubo entre ellos, dos adolescentes de dieciséis y diecisiete años, ningún contacto físico. Solamente una vez, cuando la acompañaba a su casa, él tuvo que tomarla de la mano para cruzar una calle llena de charcos, en un barrio de la ciudad, donde todavía no había llegado el asfaltado.

Sin dudas los tiempos han cambiado, ya han quedado atrás aquellas cartas románticas, escritas con los mejores trazos y rociadas con perfume, o el acto romántico de entrar en la  floristería de Florisem, en la calle Muñoz Torrero, para comprar un flor para obsequiarla.

Quizá quien lea esto, y no haya vivido la época, pensarán cual ingenuas e inocentes eran las costumbres que regían al noviazgo y a la relación entre los jóvenes que sentían la primera simpatía y es verdad, las épocas y las costumbres son distintas.

Quizá en mucho se ha avanzado y los aportes de la modernidad hayan ayudado a vencer muchos obstáculos. Pero hay algo que es incuestionable: la emoción que sintieron los dos la primera vez que se tomaron de la mano, en aquella tarde lluviosa, fue sublime y está más allá del tiempo.

lunes, 24 de abril de 2017

COSAS NUESTRAS..






El otro día coincidí con un amigo (ya jubilados los dos), al cual hacía muchos años que no nos veíamos ni habíamos tenido contacto. Es uno de esos amigos que todavía conservo, aunque nunca nos hemos llamado, o rara vez nos vemos, me refiero a esa clase de amigo que sabes que si te encontraras con él (cosa que ha ocurrido) te alegras enormemente y sientes como si lo llevases viendo todos los días
Después de saludarnos, darnos un abrazo, los números de teléfono, y las preguntas de rigor, que es de tu vida?, la familia bien?, cuantos nietos tienes?, etc, etc..

Nos sentamos tomando una cerveza en el Bar Rivero de mi amigo Aurelio que está en la Ronda del Pilar, y empezamos a recordar tiempos pasados, cuando empezamos a salir  con nuestras chicas (que por cierto, hoy en día son nuestras mujeres), y sobre todo hablamos de aquellas cosas que hoy son imposibles de ver y por supuesto hacer.

Aquellos recorridos que hacíamos después de dejar a nuestras novias a las 9,30 en casa (y no la dejaras a esa hora, que los padres la castigaban una semana sin salir), sin un duro en el bolsillo hacíamos el recorrido por los distintos bares que sabíamos que nos “fiaban” hasta el próximo sábado que cobrábamos (entonces cobrábamos por semana), un cordial recuerdo para Tomás e Isidra del Bar Z, y Rai de la Venta la Rueda.
La deuda que contraíamos quedaba reflejada en una pizarra expuesta en el bar a la vista de todo el mundo, a sabiendas de que volverías el sábado a liquidarla, y vuelta a empezar.

Aquellas papeletas triangulares azules cosidas con hilo blanco que se vendían en los bares al precio de una peseta y el premio máximo era de cincuenta.

Aquellos carteles que existían en todos los bares o en casi todos de “Prohibido el Cante”, y ahora pienso y me llama la atención, que incluso en la Plaza Alta que es la cuna del cante flamenco de la ciudad existían esos carteles un sus locales, no cito ninguno porque se me quedarían atrás más de uno.

Aquellas cazas nocturnas de liebres en la carretera. de la Corte.

Aquellas tiendas que comprabas con tu madre a la “dita”, te apuntaban en una libreta e ibas pagando poco a poco (un recuerdo para Antolin y Piriz, de Poves en la calle La Soledad) un lugar entre otros que iba mi familia.

Aquellas tardes sentados en la ladera del fuerte esperando ver volver a las carrozas y la gente de la romería de Botoa.

Aquellos baños en el Guadiana que cuando cruzábamos del Embarcadero a la Playa ya podíamos decir que sabíamos nadar.

Aquellos lugares donde solíamos ir a “morrear”, camino de casa con las parejas (todos hemos tenido lugares preferidos o de paso).

Aquellos bailes en San Francisco, Los Jardines, la Piscina Conde, 29-92, Montoba, El Mesón del Labrador, Charlot, Zurbarán, Helios, Lusmat, Moustache, y otros más.
Aquellos recorridos con las novias San Francisco (vuelta ala derecha, vuelta a la izquierda), calle el Obispo, Plaza de España, calle San Juan y vuelta a San Francisco.
Aquellos guateques en las azoteas o cocheras de nuestras casas, con el baile suelto y el lento al final (que conservabas el olor a colonia de ella, más de una semana).

Aquellos bocadillos de calamares de San Francisco y Los Corales.

Aquellos partidos que veíamos en el Viejo Vivero de “gañote” desde los eucaliptos que había detrás de fondo poniente,

Aquel loro que había en las casas baratas de Joaquín Costa.

Aquellos billares en el club 67 y la máquina de discos del Saymu y del bar El Pilar.

Aquellas minifaldas que inventó Mary Quan y que se ponían nuestras novias, las cuales nos cabreaban horrores que las llevaran ellas.

Después de desearnos volver a vernos, y darnos los buenos deseos para la familia, nos  dijimos como dice aquella canción creada por Nacho Canut y Carlos García-Berlanga, e interpretada por Alaska....”A quién le importa”..... yo soy asi, y asi seguiré, nunca cambiaré.

Los recuerdos más felices son aquellos que terminaron cuando deberían haberlo hecho.

Ningún tiempo pasado fue mejor, pero yo hoy estoy un poco nostálgico, pero también pienso que mereció la pena recordar con él esas vivencias que disfrutamos juntos.

sábado, 25 de marzo de 2017

UN PASEO DE RECUERDOS...




Hoy me encuentro un poco nostálgico, he salido a callejear por el centro y al pasar por distintos lugares hecho de menos aquellos cafés, bares, tabernas, tascas......que solía uno frecuentar años atrás, qué le vamos a hacer, uno es así.

Estoy en la Plaza de España la cual era anteriormente un punto de reunión de marchantes y demás tertulianos y  añoro el kiosco de esos cafés espléndidos con Pepe y Manolo sirviéndolos, la cafetería Colón, el Club 67, la cafetería El Aguíla y por supuesto La Ría.

Bajo por Muñoz Torrero y no veo el Bar Torres con aquellas mollejas que sabian a gloria, doblo hacia Felipe Checa y me falta el Mesón El Tronco, y el bar de Lenguagorda con su peculiar manera de ser y sus colecciones de artículos portugueses. En la misma calle esquina con Melendez Valdés aquel Mesón del Labrador donde tantas y tantas veces solía ir con la que hoy es mi mujer a escuchar y como no bailar agarrados esas canciiones de Carlos Santana  “Mujer de magia negra” y Europa” entre otros cantantes.
Bajo hasta la calle Menacho y añoro el Pedro Arroyo, el Rivero, y en la calle Vasco Núñez el Chipén,  el Galán, y el Nene (con aquellos peces) en  Francisco Pizarro  el Victoria,  En San Francisco el kiosco que regentaban los Martinez (el de los calamares),  y el Delma de Simago.

En la Plaza Reyes Católicos el Faro, el Puerta Palmas y el Guadiana (con aquellos dos cuñados tan campechanos y bromistas, uno cazador y otro pescador).

Sigo paseando y subo la calle La Sal y solo veo locales cerrados que se alquilan o se venden,, y al final de ella recuerdo al bar las Dos Victorias.

Bajo Bravo Murillo y hecho en falta Los Caracoles (de Eszequiel Moro) y El Ideal (que tantos años regentó el amigo Pepe).

Entras en la calle Sepúlveda (donde Armando tenía la pescaderia en la esquina) y te acuerdas de La Cabeza del Toro (primero regentado por Nicasio Macias  y después por la familia Tavares), y luego en la calle Afligidos del Hotel Montecristo que se fue.. . 

Entro en la Plaza de las Tres Mentiras, la de Cervantes y la de San Andrés de toda la vida para los pacenses y no veo el bar Salas (aunque veo el Saymu 2 en su lugar de su hijo Fernando) allí junto donde tuvo la tienda Alcaraz y el ultramarinos Delgado, ni tampoco el del “Guarrno”, ni el quiosco donde cambíamos las novelas.

En la zona de la Plaza Alta ya no entro a comentar, porque ese es un espacio reservado para mis amigos y admirados de estos recuerdos Pepe, D.José Correa Tavares (Bar Los Navegantes. en San Pedro Alcántara esquina con Morales) y Domingo Rodriguez "El Madalena", ya que espero nos ayuden a recordar aquellos lugares que yo entre otros creo recordar el de Ortega, el Cacharrero y el de Piñero, y además de los de la zona de la Plaza Chica y alrededores.

Sé que olvido de muchos, pero estoy seguro que más de uno recodareis esos que me he dejado atrás.
Eran tiempos en los que uno se entretenía con su grupo de amigos o conocidos con cualquier tema de conversación o juego para pasar el rato.
Entonces era posible tener una conversación en un bar en la que nadie mirara el móvil.
No era ni mejor ni peor que ahora, era simplemente eso....otros tiempos.

martes, 14 de febrero de 2017

EL DIA DE SAN VALENTIN



El 14 de febrero se celebra en diversos países del mudo el día de San Valentín, también conocido como día del amor y la amistad, día de los enamorados, entre muchos otros nombres. Sin embargo es interesante saber de dónde viene esta tradición, que con el paso de los años reúne a enamorados, casados o amigos en celebraciones para dar algún regalo, como puede ser una tarjeta, chocolates, flores, peluches, etc.

Para saber porqué esta celebración se ha expandido tanto a lo largo de los años, y quien fue el primero al que se le ocurrió, entre muchas otras cosas más, os dejo este breve resumen de ello.

Existen diversas leyendas acerca del origen de esta celebración, algunos creen que es una fiesta cristianizada del paganismo, ya que en la antigua Roma se realizaba la adoración al dios del amor, cuyo nombre griego era Eros y a quien los romanos llamaban Cupido. En esta celebración se pedían los favores del dios a través de regalos u ofrendas para conseguir así encontrar al enamorado ideal. Otros afirman que se debe gracias a San Valentín, un Romano que se convirtió en mártir por negar a renunciar su fé cristiana, y por intentar ayudar escapar a los cristianos de los cárceles de los romanos, y que murió el día 14 de febrero, 269 A.D.

Otra teoría, y quizá un poco más aceptada se remonta a la época del imperio Romano. San Valentín era un sacerdote que ejercía en Roma en el siglo III. En ese entonces gobernaba el emperador Claudio II, quien pensaba que los soldados debían ser solteros, pues estos no pensaban en otras cuestiones que no fuera la guerra y los hacía mejores soldados; por lo que en una ocasión decretó la prohibición del matrimonio para los jóvenes, razón que disgustó mucho al sacerdote San Valentín por considerarla una medida injusta. El sacerdote desafió al emperador celebrando matrimonios en secreto para jóvenes enamorados, motivo por lo que ahora se le considera a San Valentín patrón de los enamorados.
 
El emperador Claudio al enterarse de las acciones en secreto del sacerdote, mandó a encarcelarlo y posteriormente fue ejecutado un 14 de Febrero del año 270.
Poco a poco el día 14 de Febrero se fue convirtiendo en la fecha elegida para intercambiar tarjetas, regalos, y muchas cosas más entre enamorados, hoy en día celebrándose también entre amigos muy cercanos.
La primeras tarjetas de enamorados, conocidas como “valentines“, se cree se comenzaron a comercializar de forma masiva en el año 1847 gracias a Esther A. Howland de Worcester, Massachusetts.
 
En la actualidad el día de San Valentín es una fecha que ha sido extendida enormemente gracias a la mercadotecnia, y la propagación del Internet y las redes sociales.
Muchas personas acostumbran a enviar tarjetas virtuales por correo electrónico, dejar mensajes de afecto en redes sociales como Twitter y Facebook, lo que nos habla de que nuestro estilo de vida ha evolucionado de una manera asombrosa. De igual manera la mayoría de las personas acostumbra a regalar flores, chocolates, postales, peluches, como los regales preferidos por los enamorados.
Como había mencionado, el día de San Valentín no es una celebración exclusiva de una nación, sino que se celebra en muchos países alrededor del mundo, desde México hasta Japón o Taiwan.

El Día de San Valentín tiene otro componente de vanidad. El hecho de regalar cosas a un ser amado puede parecer un acto nacido del corazón y el puro altruismo, pero realmente no es así del todo. pero para los hombres, el principal motivo que les lleva a realizar un regalo es… la obligación. Y además, con diferencia.

jueves, 19 de enero de 2017

A MI PRIMO JULIAN


Hay dias que te despiertas esa mañana y tienes la imagen de aquel recuerdo que no lo puedes quitar de tu mente, y por eso hoy siento la necesidad de escribir, y dar a conocer a esa persona que ese Dios (?) se lo llevó tan temprano y que supongo lo tendrá recogido en su amplia gloria por su merecimiento. Esa persona es: Julián Arroyo Calvo, (Juli, mi primo, pero ante todo, MI AMIGO), nacido en Madrigalejo (Cáceres) el 9 de diciembre de 1950, y el cual por esas causas que nos reserva el destino (?), tuvo la fatídica desgracia de fallecer en un accidente automovilístico en la flor de su vida, el 28 de enero de 1979, en esa maldita tarde en la carretera de Zorita.

Es notorio que cuando una persona nos abandona los comentarios hacia ella, todo son alabanzas, pero en este caso todo lo yo diga sobre él (quién lo conoció lo puede corroborar), es justo y sincero.
Era desde luego una persona responsable, trabajadora, altruista, que no tenía en cuenta los defectos, imperfecciones y fallos en los demás, tan sólo sus cualidades.

Cuando perdemos a un ser querido es inevitable no sentir pena o dolor, los días se convierten grises y no tenemos ganas de realizar nuestras actividades. Sobre todo, cuando la persona que partió al cielo es un fiel amigo y además forma parte de tu família.

Porque cuando los demás mencionan su nombre, su imagen surge en nuestra mente y con ella los momentos que compartimos y disfrutamos juntos. 

Una persona responsable a pesar de su edad, colaborando con su trabajo en el taller de su padre.

Y como voy a olvidar la etapa en Badajoz de su servicio militar en la Base Aerea de Talavera, cuando en sus tiempo libre, trabajaba en aquel taller de Talavera la Real (creo recordar que era de Padilla), no por necesidad, sino simplemente para contribuir y ayudar en los estudios en Madrid a su hermana Elisa (a la cual desde aquí le mando un fuerte abrazo, así como a su madre, mi tía Primi).

Su estancia en Badajoz nunca podremos olvidarla los que compartimos con él esa etapa de su vida y por supuesto, de la nuestra. Mi difunta madre Antonia, vivía los vientos por él, lo mismo que él por ella. Simplemente se querian a rabiar.

Con él he pasado momentos en mi vida que para mí serán inolvidables. Recuerdo entre otras cosas que compartíamos, sobre todo aquella cuando salíamos a dar una vuelta e íbamos al Saymu en la calle el Obispo a escuchar música en aquella máquina de discos, él siempre conseguía poner la primera su canción preferida "Reach Out (I'll Be There)" de los Four Tops. "Es mejor dejarlo como está", como a él le gustaba llamarla en español.

Me llamaba la atención esa apasionada aficción que sentía por los vehículos de dos ruedas, tantos las bicicletas como la motos, aquellas Orbeas y BH, y motos como la Guzzy, Bultaco, Sangla, Ducati............. 

Desde luego Juli contigo se fue una parte importante de mi vida, ya que el tiempo que conviví a tu lado, fué uno de los mejores años de mi adoslecencia  y siempre te recordaré con la alegría que te caracterizaba.

Nuestros amigos son los hermanos que la vida nos regaló, son aquellos a los que escogemos querer y quienes forman una parte importante de la misma. Nunca pensamos que ellos nos puedan faltar y, si eso pasa, sería tan triste que nos costaría sobreponernos.

Tu amistad y el trato que tuve contigo, es un tesoro que siempre recordaré y valoraré. Un grandísimo abrazo Juli estés donde estés, espérame, que estaremos otra vez juntos.

domingo, 15 de enero de 2017

LA CALLE DEL OBISPO


Esta calle conocida popularmente como "calle del Obispo", y llamada anteriormente de Moreno Nieto comienza en la Plaza de España y acaba en la Plaza de Minayo, era un lugar muy transitado en mi juventud por coincidir en el recorrido en las idas y venidas de los paseos que dábamos los jóvenes desde San Francisco a la calle San Juan y vuelta.

Existían entonces una serie de centros, industrias y comercios que hoy han desaparecido del lugar y por ello quiero recordar a todas las posibles, y que sin duda por olvido me quedaré alguna en el tintero.

Kalan Boy, la empresa Fernandez, la tienda de chuches Maytre, la cafetería Saymu de la familia Salas con esa máquina de discos que nos encantaba, el Casino con ese maldito espejo de la entrada que te ibas derecho a él, el colegio Bárbara de Braganza, la oficina del Banco Santander junto a la Casa del Cordón, posteriormente una sala de Juegos Recreativos (Salón San Juan), la casa Alfa, la casa de fotos de Fernando Garrorena..........................................






















sábado, 14 de enero de 2017

A MIS AMIGOS DE SIEMPRE



La amistad va mucho mas alla de compartir un cena o ver una tarde juntos un partido de futbol, los amigos verdaderos son los que comparten pesares y ayudan a aliviar la carga ofreciendote un abrazo sincero, y que no decir de los de la infancia y juventud que aún conservamos.
Algunos de ellos por causa del destino ya no están con nosotros.

Hay amigos que se ven todos los dias y comparten sus vidas, hay otros que solo se ven una vez al año y pasan la noche poniendose al dia en las redes sociales.

Un amigo es el que nos conoce, pero nos quiere de todas formas. Ese es el verdadero amigo.

Pienso que en una verdadera amistad no importa la distancia, el tiempo o las circunstancias, lo que importan son los momentos de compartir, importa la calidez del momento y la confianza que cuentas con alguien que sin estar cerca, no te abandona, sin escribirte no te olvida y la distancia no lo detiene para sentir su presencia a tu lado.

Aunque es es posible que se me quede alguno de ellos en el tintero (les ruego me perdonen por elllo, ya que no es mi intención), a estas alturas de mi ya larga y extensa vida quiero agradecer a los AMIGOS que he tenido el placer de compartir y disfrutar de su amistad (por supuesto verdadera, ya que hay muchísimos más que lo dicen, pero no lo demuestran), ya que hay en la vida un momento en que los amigos son y han sido para siempre. Y ellos son estos :

José María Iglesias Collado y Manoli Melendez, Benigno Malato Manzano y Mari Merce Zancada Maqueda, José Mirón Santos y Maria Antonia Gomez, Eduardo Lozano Flores y Angelita Garcia, Luis Cándido Manzanedo Segador, Juan Barrios y Toni, Cecilio Zahinos y Mari Jose, Jose Mari y Vicente Castañeda Amaya, Manolo Picanzo Pérez y Nati, Juan José Venero Gregorio q.p.d. e Isa,  Jose Mari y Puri, Angel Gómez Alvarez, Luis Nogales, Encarna Cordón y Paco. Y un especial reconocimiento a Elisa Arroyo, Ramón, Edu y Antonio Calvo, María Horrillo y sus hermanos Boni y Juan y a Toni Corraliza (mis primos), a todos muchísimas gracias por compartir mi amistad.

 Los amigos de siempre, son para toda la vida
Para mis amigos del alma, los que de verdad son mis amigos, a vosotros que os cito, gracias por compatir esa amistad conmigo, todos teneis un pedacíto de mi corazón. Y por ello os deseo lo mejor en esta vida.
Un fuerte abrazo a todos.

sábado, 7 de enero de 2017

LA NAVIDAD





Los tiempos cambian y así muchas costumbres que van modificándose con el paso de los años. Esto también le ocurre a la Navidad.

Recuerdo que la Misa del Gallo a las 12 de la noche fue una práctica entre la gran mayoría de familias católicas.  Actualmente sigue siendo importante pero no a las 12 sino a las 8 o 9 noche e incluso el 25 en la mañana.

La celebración el 25 de diciembre siempre ha sido de los niños y ellos se la pasaban en la calle  detonando los cohetes, correteando y luciendo los regalos nuevos con los vecinitos de la puerta para afuera. Hoy la Navidad se pasa básicamente en casa y pocas madres permiten que sus niños salgan a la calle.

Antes los niños deseaban que llegara el día 6 de enero para recibir los “reyes”, ahora surge el duelo entre Papa Noel y los Reyes Magos. Ya es frecuente los niños más afortunados reciban la visita de estos dos personajes en Navidad y Día de Reyes.

Yo cuando era pequeño solo conocía una tradición: los Reyes Magos, pero con el tiempo ya ha llegado Papa Noel, con lo que en muchos hogares españoles hay dos gastos donde antes era solo uno, y con la disculpa de que tienen que ir al colegio después de que lleguen los reyes, pues estos se los dan a papa Noel para que los deje antes y así pueda jugar.

Aquella publicidad de antes lograba llenar de magia e ilusión los regalos, era lo más esperado por los niños.  Actualmente los niños reciben más obsequios,  muchos electrónicos y no juegan con todo lo que se les regala. Ya no hay expectativa y sorpresa al recibirlos.

Antes la reunión familiar navideña era interrumpida por quien llamaba a la puerta.

Ahora  el dichoso móvil las mantiene distanciadas a pesar de estar tan cerca. Las personas pasan chateando  en lugar de conversar o  mirar las caras de los demás.

Hoy en día la Navidad está contaminada de ritos comerciales y superfluos que el consumismo ha puesto de moda aludiendo a sentimientos familiares.

Particularmente pienso que la idea de Papa Noel fue solo un evento publicitario que inicio la empresa de Coca-cola que ni ellos mismos imaginaban el impacto que este causaría hasta la fecha. En relación a Los Reyes Magos pues por la parte de las creencias cuando uno lee las Sagradas Escrituras hablan de unos reyes que visitaron al Niño Jesús con Oro, Incienso y Mirra, pero en realidad nunca se menciona ni que fueran 3, ni que fueran de diferentes razas ,ni los 3 animales, etc.

A pesar de no ser muy creyente, pienso que nuestra Navidad debe de ser solo eso, ¡¡la nuestra!!, nuestra misa del gallo a las 12, y nuestros Reyes Magos. Lo demás……….