Página Principal

miércoles, 19 de julio de 2017

A MI HIJA CARMEN....




A mi Picu, a mi niña, porque siempre serás MI NIÑA.

Parece un sueño mirar atrás y recordar tus primeras palabras, tus primeros pasos, tu primer diente, tu carita dormida mientras tomabas el biberón, y hoy te veo tan grande, tan independiente, tan madura, iniciando una nueva etapa de tu vida y doy gracias por tener esa oportunidad de haber sido testigo preferencial de esos momentos. Y me cabreo con el tiempo por haber pasado tan rápido, y dejar crecer a esa niñita y convertirla en una mujer.
Tenerte cerca ha sido el premio mayor que la vida me ha dado, quisiera poder regalarte todo lo bueno de este mundo, y quisiera de todo corazón que solo te pasen cosas que te hagan feliz. También sé que la vida está llena de sucesos de los que yo no podré protegerte, pero tienes que saber que al final del día, todo estará bien.
Las lágrimas son parte del camino que tienes que vivir para seguir madurando y yo quiero verte siempre en toda tu dimensión, ya que quiero estar contigo en todo, en lo bueno y en lo malo, y quiero que sepas que cuentas conmigo para eso. Soy tu padre y no hay mayor dicha en mi vida que hacerte saber que estoy aquí para ti, para quererte, para poner mi hombro cuando quieras llorar, para darte un abrazo y para tratar de aconsejarte.
Hoy cumples años Picu, y quiero que sepas que el verte nacer me llenó de alegría, el verte crecer fue una ilusión fascinante, y hoy en este día de tu cumpleaños tan solo quiero felicitarte y decirte que disfrutes de la vida al máximo, ya que lo años pasan rápido y la vida se hace corta.

Eres única cariño mío y por ello, te quiero con locura. ¡¡MUCHAS FELICIDADES!!

jueves, 6 de julio de 2017

A ELLA.......




A mi Carmela, mi Chinini, a ella.....

Sé que no te gustan estas cosas, pero hoy quiero agradecerte y mostrarte mi admiración por esos valores a los que tù no les das ninguna importancia, pero que son lo más digno y loable de tu persona, simplemente porque eres así, que le vamos a hacer............

Tuve la inmensa suerte de conocerte en mi adolescencia, he pasado contigo las tres cuartas partes de mi vida (de momento) y desde entonces hemos estado unidos en la alegría y la adversidad, eres una persona que aunque se cierre una puerta, ves siempre una ventana abierta, un verdadero ejemplo a seguir. Y esos tres hijos maravillosos que me has dado y que han seguido ese ejemplo pueden atestiguarlo.

Nos hacemos ya mayores y nos acostumbramos el uno al otro, solemos pensar parecido porque nos leemos la mente, sabemos qué quiere el otro sin preguntárselo, y a veces, nos irritamos y enfadamos el uno con el otro, pero lo que uno más desea es llegar hasta el final de su vida junto al otro, y eso es algo genial, ya que son tantos momentos vividos, que duraran en nuestra memoria toda la vida.

Siempre has hecho el papel de guardián:, has sido la persona que ha sacado a relucir los temas complicados. Esa persona que mantiene la esperanza en los malos momentos. Esa persona que actúa como una influencia constante cuando uno o ambos empiezan a alterarse.
En una vida ideal, el papel lo tendríamos que hacer los dos, pero en la vida real, tan sólo tú puedes hacerlo.
Eres una base de datos para las fechas señaladas (lo cual para ello yo soy un desastre), pero quiero que sepas, que a pesar de coger esos "rebotes" y hablar lo mínimo durante un día entero o dos, de cuando notarte un poco molesta alguna mañana  y preguntarte ¡que te ocurre!, y tú responderme con ese ¡¡tú sabrás!!, de dejar el café "puesto" y quemarse el cazo, de que no me dejes elegir el lado de la cama, y otras tantas cosas, a pesar de todo ello.................  ¡¡Te quiero y siempre te querré!!...........

FULEROS, ENVIDIOSOS.......



Hay personas que dicen cosas de los demás que no son ciertas a sus espaldas, les calumnian, denigran, desacreditan, injurian, infaman, ultrajan, desprestigian, etc, por el simple hecho de engordar su ego, hay otras que lo hacen por envidia y otras por el simple hecho de lanzar rumores falsos, los hay de todo los gustos.

La mayoría de nosotros llamamos alcahuetes a quienes van metiéndose en la vida de todos y aireando cosas, verdaderas o falsas, sobre la gente. Es decir llaman alcahuetes a quienes difaman y mienten sobre la vida de los demás, pero hay una diferencia, esas personas, que se saben la vida y milagros de sus vecinos, de la gente de su pueblo y conocen detalles que a otras personas les pasan desapercibidos.
Saben quien le pone los cuernos a quien, quien tiene un cáncer incurable, quien se accidentó en la carretera, quien se ha casado embarazada de tres meses, quien ha abortado, quien se ha quedado sin trabajo, quien vende droga, quien la compra.

Pero hay otro tipo de esas personas que también se les llama chismosas y que, sin embargo, no son más que auténticos difamadores (conozco a algunas de ellas y podría dar nombre y apellidos, pero si lo hiciera, me pondría a su altura), porque se inventan historias o características de la gente que no son verdad. 
Ya que en este caso sí hay intención de hacer daño, y lo hacen. Porque “cuando el rio suena???”, y los rumores corren como la pólvora y causan estragos, y la realidad es que entre la verdad del hecho y lo que se ha contado hay un abismo.

Por poner un ejemplo es simplemente como un simple catarro que se ha convertido en una enfermedad terminal, y que tampoco era catarro, el hecho de calumniar y difamar que yo sepa es un delito, pero sin embargo, esas personas que agreden la integridad moral de otros están sueltos por la calle y vanagloriándose de ello en actitudes chulescas.
Una difamación puede hacer a una persona un daño irreparable para toda su vida. Pero también hay que saber pasar de esta gente e ignorarlos, que bastante desgracia tienen con no saber hacer más que fastidiar a los demás. La mayoría de las veces son personas incapaces de querer o de que nadie las quiera, son gente fustrada que no quiere reconocerlo y que, por envidia, quieren que todos sean igual de desgraciados.

Tengo siempre la teoría de que por muy mal que hablen de nosotros, los que nos conocen, saben que es mentira, y los que no nos conocen, no les importa,

Siento una gran pena por estos “personajillos” que disfrutan con estos bulos, ya que no saben aceptar la felicidad de los demás.

martes, 4 de julio de 2017

BAILANDO SIN LOBOS



Aquellos guateques de los años sesenta y setenta, bailes robados en un local, en una habitación de cualquier casa, al ritmo del tocadiscos, se conformaban como encuentros de grupos de amigos, de enamorados, de buscanovias, que, durante tres o cuatro horas, solían burlar la vigilancia paterna para envolverse y desenvolverse, de modo fugaz, eso sí, lamentablemente, en la tarde más esperada de la semana tras el estudio o el trabajo.
 Lugares de encuentro con aires más bien románticos y cercanos, con escasez de luz, luces rojas y azules por lo general, para dar más ambiente de intimidad, con alguna bebida a lo largo del encuentro y con una aportación a escote para sufragar los gastos de aquellos encuentros. Guateques a los que acudían aquellos jóvenes que los preferían en vez de pasear tantas veces entre la Plaza de España y la calle San Juan arriba y abajo, o abajo y arriba, o por San Francisco a derecha e izquierda, o ver una película en El Royalty, en el Lope, en el Conquistadores, o en el Menacho. Aquellos guateques eran una diversión más, y, por lo general, casi siempre, pespunteándose muy cerca del rayo de la pasión. Y allí sonaban los ritmos de moda entre bailes de parejas que se iban acercando en unos encuentros cálidos y en los que había miradas dulces y románticas, pasionales y de beber los vientos por alguien, roces, aromas de colonias y perfumes, besos robados fugazmente…Bailes de moda en las tardes dominicales pacenses, para unos encuentros al calor de los tiempos de una parte de la juventud.
Se escuchababa la música y las voces, por ejemplo, del Dúo Dinámico con “Quince años tiene mi amor” o “Mary Carmen”, de Charles Aznavour cantando “Venecia sin mí” o “Morir de Amor”, de The Beatles con “Yesterday” o “Yellow Submarine”, de Adamo con “Mis manos en tu cintura”, de Les Surfs con “Tú serás my baby” o “Ahora te puedes marchar”, de Bob Dylan, de Clif Richard, de Pétula Clarck con “My love”, de Nino Bravo con “Un beso y una flor” o “Libre”, de los Bee Gees, de Sylvie Vartan, de Tom Jones y “Delilah”, de The Monkees, de Simon and Garfunkel, de Los Diablos, de Los Sirex, de Françoise Hardy y “L´Amitié”, de Gilbert Becaud, de Los Mustang, de Johnny Halliday, de Los Bravos con “Black is black”, de The Platters… Y de tantos y tantos ídodos que nos perderíamos al ritmo, siempre vivo y nostálgico, de una etapa verdaderamente inolvidable.
Guateques de un tiempo siempre con nosotros cuando los guatequeros del momento galopaban veloces, a partir de eso de las siete de la tarde, y trataban de aprovechar hasta el último segundo antes de que sonaran las diez campanadas de la noche, la hora del regreso que solían marcar los padres, mientras los chicos apuraban el paso tratando de acompañar a la chica hasta las proximidades del domicilio familiar que se estimaban oportunas.
Era el Badajoz romántico, pasional, sensible y casi clandestino de los guateques como refugio de cientos de pacenses, que se abrigaban en lo más íntimo de sus propias emociones y casi sin parar más que los escasos segundos entre canción y canción, o el cambio de disco…
Aquellas tardes guatequeras, de las que solo se hablaba en el grupo y poco más, mientras en casa se contaban historias de ficción, para ocultar la realidad de los bailes, tenían un sabor de encanto, de pasión y de sublime nostalgia, ahora que tiramos del hilo de la memoria y suena en un rincón del alma, como cantaba Alberto Cortez, el largo argumentario de la semana para hablar, tal vez, de amores, para dar dos pasos a un lado y uno a otro, sentir las manos juntas, y, sobre todo, el calor de la confianza, cada vez más próxima, entre unos y otros.
¡Ay si hablaran algunas paredes…!